Rajoy y Sánchez enseñan colmillo y los manejos del clan Pujolone

13 min

La reunión entre los dos líderes copa las portadas junto a los millones de millones que movía el "president" de aquí para Andorra y más allá. Palo de El País a Mas y de Rahola a los vascos

Pablo Planas
Jueves, 29.10.2015 08:55

ABC: Unidad imprescindible para defender España

El Mundo: Bloque constitucional para responder al independentismo

El País: Rajoy reacciona y trata de unir a los partidos contra la secesión

La Razón: Los Pujol pedían comisiones de hasta el 6% a las empresas de Barcelona 92

Ara: Rajoy i Sánchez escenifiquen unitat contra el procés

El Periódico: Los Pujol llevaron treinta millones en metálico a Andorra

El Punt Avui: Junts pel no

La Vanguardia: Rajoy y Sánchez se alían contra la independencia

Cinco Días: PP y PSOE cierran filas

El Economista: El recibo del gas no bajará en enero por el coste del Castor

Expansión: Los empresarios exigen parar a los secesionistas

La prensa es un clamor. Rajoy sale del letargo e invita a comer a Pedro Sánchez. La imagen de ambos conversando a las puertas de La Moncloa es la foto de todas las portadas y hasta la prensa económica abre con el encuentro de los dos líderes políticos. El cocodrilo monclovita dice que hasta aquí hemos llegado y tiene previsto reunirse hoy con Albert Rivera. Según El Punt Avui, son los de "Junts pel no", plataforma improvisada para hacer frente al golpe separata. Unidad que Enric Juliana disecciona en su análisis en La Vanguardia: "Se observan varios partidos sobre la cuestión catalana. Está tomando cuerpo el partido de la represión, que agrupa a quienes creen que Catalunya debe ser castigada lo antes posible para que las aguas vuelvan a su cauce. Represión. Y escarnio con el capirote de la corrupción. El catalán lleva demasiado tiempo sin catar el poder coercitivo del Estado y por ello se abandona a fantasías peligrosas. Es el partido de Espartero puesto al día. (Como es sabido, el general Baldomero Espartero aconsejó en 1842 bombardear Barcelona cada cincuenta años para mantenerla a raya y evitar bullangas). Luego tenemos el partido de la contención, partidario de las medidas coercitivas en última instancia y si no hay más remedio".

Sigue el cronista: "Aboga por respuestas proporcionadas a la intensidad del desacato. Esta corriente, a la que no es ajeno Mariano Rajoy, ha inspirado la reforma del Tribunal Constitucional, para disponer de un instrumento coercitivo más fino y menos ruidoso que el artículo 155 de la Constitución, que nadie sabe muy bien cómo se debe manejar, puesto que nunca ha sido desembalado. Y en tercer lugar tenemos el difuso partido del pacto, con muchas ramificaciones, contradicciones, matices y tendencias. Y con mucha gente escribiendo propuestas, no sólo en el área PSOE. Algunas ya se han dado a conocer y otras afloraran después de las elecciones. El club pactista, el más temido y menospreciado por el partit de la flamarada (los independentistas catalanes con más ganas de gresca) está madurando y puede ser decisivo en el futuro. La reunión de ayer entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez no confirma la preponderancia de ninguna de las tres corrientes citadas, pero explica que la derecha ha de actuar esta vez con tiento ­sin renunciar al atractivo papel de Partido Alfa­, porque siendo muy fogosos los partidarios del castigo, puede que acaben siendo más numerosos los españoles que esperan una solución que no humille a nadie".

Sí, los españoles están por dejar en paz al clan Pujol, olvidarse del 3%, de que son una cuadrilla de vagos que viven de los subsidios de la rica y plena Cataluña. Hay que pasar página de los cuatro años de matraca nacionalista, de llantos y duelos masianos, de Forcadell, Casals y Sandalio, de manifestaciones y provocaciones. En eso están pensando en Villanueva de la Serena, en Calahorra y en Dos Hermanas, en que a los coleguis del Ara es l'hora les salga todo gratis. Ni 9-N ni berzas. Aquí no ha pasado nada. Es una opción.

En el ABC, Àlex Gubern se ocupa del pálpito catalán y de las maniobras opositoras para retrasar la "soleminzación" del estado independiente en forma de república okupa con Baños, Antonio, de consejero de los Mossos. Escribe Gubern: "Hay discusión en Cataluña sobre si la presente legislatura será corta, o cortísima. En lo que no hay discusión es en que el tono será tirando a bronco y sin concesiones entre el bloque soberanista y el constitucionalista. De entrada –y amparándose en el reglamento del Parlament– Ciutadans (C’s), PSC y PP han conseguido frustrar el intento de aprobar en el pleno la declaración de inicio del proceso antes de que el próximo día 9 se celebre la sesión de investidura, como exigía la CUP a Junts pel Sí (JpS)".

Continúa: "El bloqueo en la aprobación –momentáneo, de apenas unos días– parte del hecho no premeditado de que el PP no tenía ayer constituido de manera formal su grupo parlamentario, para lo que tiene de plazo hasta el día 5. Este hecho hace que no pueda reunirse la Junta de Portavoces, que es la que fija la fecha y redacta el orden de los plenos, de modo que si los populares apuran el plazo al máximo, los portavoces de los grupos no tendrían margen suficiente para convocar el citado pleno para antes del 10 de noviembre, con posterioridad pues a la celebración de la sesión de investidura, fijado de manera obligatoria para el 9".

Lo mejor de la crónica es la descripción de los oficios y beneficios de quienes tienen que decidir tan espinosa cuestión reglamentaria. Ahí van: "Ante la misma Mesa estos mismos partidos demandaron el pronunciamiento de los servicios jurídicos de la Cámara, algo que la mayoría de los miembros de la misma consideraron innecesario. Entre los siete integrantes de la Mesa solo hay dos abogados (uno de ellos el representante de C’s, que junto al del PSC sí reclamaron el informe), frente a dos filólogas, un licenciado en geografía, un diplomado en Magisterio y otro miembro con estudios de COU. Un panel de 'expertos'".

El editorial de El País es especialmente duro con Mas, a quien extiende el pasaporte para la historia: "Por más que la reacción del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la resolución rupturista-independentista de dos grupos parlamentarios catalanes haya sido tardía; por más que su contribución al encauzamiento de la cuestión catalana desde el Estatut de 2006 haya sido insuficiente; por más que su catálogo de propuestas y actitudes para engarzar algún tipo de diálogo sea pobre... Por más que suceda todo eso y mucho más, nada es comparable ni simétrico al intento de golpe insurreccional (aún en ciernes) contra el Estatuto y la Constitución que están protagonizando Artur Mas y sus socios. Con la firma de la propuesta de resolución parlamentaria pactada con la formación de raigambre abertzale CUP, que la inspiró hasta el último detalle, el líder de Convergència ha firmado el último acta de la destrucción de su partido como protagonista del catalanismo moderado".

Sigue el palo: "Al asumir tamaños dislates, Mas se ha convertido en sirviente de los antisistema y no en la fragua del business friendly que prometió; en un factor de caos, y no de orden; en coartada de los admiradores de Kropotkin y Durruti, y no en representante de la burguesía moderada; en creador de incertidumbre, y no de expectativas racionales de mejora. Se ha suicidado políticamente, aunque alguien pueda aún prestarle una prolongación... a título de coma irreversible. Y quizá así quede todo más claro, porque la capacidad de pacto es función de la credibilidad, no de la apariencia física convencional. En su deslealtad con los catalanes y con los españoles, Mas, como representante ordinario del Estado en su territorio, ha hundido los restos que de aquella pudiese conservar sin acreditar la virtualidad de esta".

Y remata: "Como jefe de la renqueante Convergència es también, según se afianzan los indicios judiciales, el primer responsable político del 3%; del caso Palau; del partido de la corrupción catalana, que para nada desmerece la de los casos Gürtel y otros similares. Puede emplearse a fondo en escapismos jurídicos, pero ya nadie en Cataluña, ni siquiera quienes aún lo defienden, duda de su responsabilidad política, por acción, omisión o ambas, en los casos de corrupción. El heredero de Jordi Pujol hereda también la jefatura de los inmorales locales y no debería tardar en seguir su mismo destino político. Ni siquiera los suyos anhelan de verdad su compañía".

Las actividades extractivas del clan de los Pujolone también figuran en las primeras de los diarios. No acaban de ponerse de acuerdo en las redacciones sobre la cantidad de pasta que han movido en Andorra y en paraísos fiscales de todo el planeta. Unos dicen que son treinta kilos, otros que cuarenta y los más, que vaya usted a saber y a pedirle a Jordi Pujol que le diga una verdad, una sola. El papel manuscrito del "president" por antonomasia aclarando que el dinero era suyo aunque lo manejara su primer vástago es demoledor: el verdadero testamento político del personaje. Todo por lo pela. Lo sorprendente (y raro) es que no se haya producido una sola detención.

De vuelta a La Vanguardia, Santiago Tarín y Mayka Navarro explican algunos de los procedimientos de la red familiar: "Jordi Pujol Ferrusola figuró en diez cuentas corrientes en Andorra, en dos como fiduciario. En esas cuentas gestionó el dinero propio y el de sus hermanos y su madre. Esas cuentas estaban en los bancos Andbank, primero, y BPA, después. En total, se realizaron movimientos por unos 48 millones de euros, aunque los ingresos, una vez descontadas las duplicidades de entradas y salidas, fueron de entre 10 y 11 millones de euros, según fuentes cercanas a la defensa de los Pujol. En esas cuentas se registraron ingresos en efectivo de 2.764 millones de pesetas, diez millones de euros, tres millones de dólares y dos millones de marcos. Además, también hubo trasferencias que suman casi otros 2.000 millones de pesetas y seis millones de dólares. Así consta en la comisión rogatoria que las autoridades del Principado han remitido al juzgado central 5 de la Audiencia Nacional. La policía y la Fiscalía Anticorrupción creen que proceden de comisiones, aunque también puede haber otras actividades sin determinar. Desde estas cuentas, el primogénito hizo ingresos al resto de su familia, lo que lleva a los investigadores a asegurar que el matrimonio Pujol Ferrusola y sus siete hijos actuaron como una organización delictiva".

Pues sí que manejaba divisas el tío Gilito que nos tuvo subyugados con su moral espartana, su austeridad franciscana y su sentido de Estado. Hay que joderse...

Para acabar el resumen con un dulce meloso, articulazo de doña Pilar en el periódico de don Javier. La reina de Cadaqués está que trina porque sus admirados nacionalistas vascos han dado en mirar hacia otro lado para aliviarse del espectáculo catalanista. Apunta Rahola: "Es cierto que los vascos fueron mejores negociantes, aunque también lo es que lo suyo era más fácil, eran menos, pesaban menos en el PIB español y, además, había unos jóvenes bárbaros con pistolas por las montañas que marcaban la agenda. No seamos ingenuos, tuvo su peso... Pero, nobleza obliga, consiguieron mejores acuerdos, y si ello fue así, bien para ellos y mal para nosotros. Galeusca nunca fue verdad, más allá de los mitos literarios y las fantasías románticas que empanaban nuestros sueños patrios.Y luego, la andadura de estos años, con los vascos negociando en las esquinas cada vez que los catalanes nos poníamos estupendos, nos ha recordado con dureza hasta qué punto los catalanes estamos solos. Baño de realidad". ¿Unos jóvenes bárbaros los etarras? Señora, por favor.

Aquí va el lamento: "Desde esta perspectiva, preguntarse dónde están los vascos en estos días de ruido ensordecedor es algo tonto. Están donde siempre han estado cuando toca la música catalana: en ninguna parte. Catalunya mueve pieza soberana ­después de intentarlo todo­ y en lugar de llegar la política, llega la marabunta: estallan las portadas de la prensa irredenta, suenan ruidos de suspensiones autonómicas, juzgan a presidentes por poner urnas de cartón, y en los desayunos de todo Madrid algunos mentan a los tanques. Y ellos, callados. Sinceramente, ¿no tienen nada que decir? ¿Nada de nada de nada? Y con "nada" me refiero a palabras que resuenen en el ágora pública y no a susurros de amigos. Que todo el mundo hable de Catalunya (en general, para dejarnos a caldo) y que en el País Vasco todo el mundo calle, intelectuales, políticos, nombres propios..., ¿nadie? ¿No les incumbe que, con la excusa de Catalunya, se estén cargando la democracia española? ¿No les afecta la falta de respeto hacia la voluntad popular catalana? Y por último, ¿responde el silencio a algún tipo de pacto fuera de taquígrafos? Sea lo que sea, qué soledad, la catalana!". Anda, que resulta que en España hay una democracia, dice ahora Rahola. Soledad en el faro tomando el té con Isona Passola. Eso son mujeres y no la Ferrusola, que según deslizan Tarín y Navarro salió en bata a recibir a la madera.

29 de octubre, santoral: Narciso de Jerusalén, Feliciano de Cartago, Colmán de Kilmacduagh, Dodón de Wallers y Honorato de Vercelli.