Cotización Ibex 35

Repsol descarta desprenderse el 30% de Gas Natural

Josu Jon Imaz anuncia que la petrolera venderá activos por valor de 6.200 millones en cinco años para mantener la política de dividendos

3 min
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, ha presentado hoy el plan estratégico de la compañía 2016-2020.
Eladio del Prado
Jueves, 15.10.2015 14:03

Repsol pretende reducir la deuda, para lo que generará una caja de hasta 20.000 millones de euros y pagará el dividendo a los accionistas a razón de un euro por acción. Además, echará a 1.500 trabajadores a la calle durante los próximos tres años. Así lo ha manifestado el CEO de la empresa, Josu Jon Imaz.

Dos máximas ha mantenido Imaz, durante la presentación. Por un lado, todo su plan se basa teniendo como base el precio del barril en 50 dólares. Y, por otro, la compra de Talisman ha sido un acierto. Lo apoya en que el precio del barril estaba en 62 dólares.

Crece el endeudamiento

Pero la realidad es que a partir de la compra de Talisman la empresa Repsol ha empezado a tambalearse. Algunos gestores mantienen que fue un error. Pero el CEO de la petrolera no lo ve así y mantiene que la operación equilibra Repsol al proporcionarle una producción media de 700.000 barriles por día y asegura el futuro de la empresa al haber adquirido sus reservas a 10 dólares barril.

Repsol pasó de tener un endeudamiento de 0,5 veces Ebitda de antes de la compra de Talisman, a 2,5 veces su Ebitda en la actualidad. Tuvo que asumir su deuda de 3.776 millones. De hecho, en el segundo trimestre la española elevó su deuda financiera neta a 13.264 millones, lo que supuso un incremento de 13.138 millones respecto al cierre del primer trimestre de 2015, y de 11.329 millones comparado con el cierre del año 2014, debido principalmente al pago de la adquisición de Talisman y la consolidación de su deuda.

3.600 millones para dividendos

Pero para el CEO, ha sido un acierto. En el supuesto del barril a 50 dólares durante el periodo 2016-2020, la compañía prevé hacer 10.000 millones de caja para destinar 3.600 a dividendos. 1.200 millones se repartirán los próximos dos años y el resto en los tres años siguientes.

Para mantener el dividendo Repsol necesitará hacer una desinversión de 6.200 millones en los próximos cinco años. Pero no se tocará el 30% de Gas Natural. "Estamos muy confortables con Gas Natural" ha señalado Jon Imaz. Repsol también reducirá el volumen de inversiones "hasta alcanzar el perfil de compañía deseado". Las sinergias y ahorros de costes deben alcanzar los 2.100 millones en 2018.

Inversiones en España

La empresa ha invertido en España --Cartagena y Petronor-- unos 4.000 millones "cuando la crisis estaba en lo más duro". También Puertollano ha sido un lugar de inversión. Añade Imaz que Butano es negocio de la casa y no se toca. "No está en venta y tiene unos 44.000 millones en activos".

Repitió bastantes veces el CEO de Repsol que si el precio del petróleo sube de los 50$ barril el excedente se destinará a reducir la deuda. Ese es el objetivo principal. De la reducción de plantilla del 6%, unos 1.500 empleados, nada tiene que comentar y de los problemas con la CNMC, mucho menos.