S&P rebaja la nota a la deuda de Volkswagen por la falsificación de las emisiones

La agencia de calificación la rebaja hasta el A-, un escalón menos que la anterior, y advierte de nuevos recortes porque el grupo no ha evaluado completamente el impacto del escándalo

2 min
El consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller
Redacción
Lunes, 12.10.2015 17:33

El dieselgate, la falsificación de las emisiones en un modelo de motor diésel de Volkswagen, ha propiciado que Standard & Poor’s rebajara este lunes un escalón la nota asignada a la deuda de la compañía: desde A a A-. Asimismo, la agencia británica alerta de que mantiene en vigilancia con perspectiva negativa al consorcio alemán porque aún no se ha evaluado por completo el impacto del escándalo.

El recorte podría llegar “hasta dos escalones más” en su nota. Si S&P ejecutara la nueva reducción en la calificación Volkswagen sufriría, aunque aún mantendría una calificación de investment grade. Es decir, un valor de referencia por su estabilidad e interesantes para los inversores.

Déficit en la dirección y consecuencias a medio plazo

La agencia británica remarca que el consorcio alemán sigue expuesto a “amplias consecuencias negativas” por instalar un software en el motor de unos 11 millones de vehículos diésel de diferentes marcas del grupo que se han vendido en todo el mundo. El sistema estaba diseñado para limitar las emisiones de óxido de nitrógeno en el momento en que detectaba que se estaba revisando el vehículo, más bajas que los valores reales en carretera.

El dardo más importante para el grupo Volkswagen es que la agencia británica considera que la crisis ha dejado al descubierto “deficiencias en su gobernaza y en su gestión riesgos". En la nota emitida este lunes, los analistas de S&P indican que “sus controles internos han demostrado ser inadecuados en la prevención o la identificación de la supuesta conducta ilegal”.

La agencia apunta, asimismo, que más allá de las consecuencias negativas a medio plazo, el "incumplimiento de la legislación ambiental de Estados Unidos, y potencialmente de otros países, constituye un considerable riesgo reputacional y financiero para Volkswagen en el medio plazo".