Sanidad 'racionaliza' el gasto limitando las prestaciones

El catálogo oficial de ortopedia financiada excluye las sillas de ruedas de poco peso y de uso generalizado

2 min
Ana Mato y Alfonso Alonso, los dos ministros de Sanidad de Mariano Rajoy.
A. M. Y.
Viernes, 9.10.2015 00:00

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, hasta ahora hábil experto en comunicación parlamentaria, puede despedirse con dos recortes, que no desmerecen de los llevados a cabo por su antecesora, Ana Mato.

Para “racionalizar el gasto” llevará al próximo consejo interterritorial un decreto que recortará las ayudas en los 4.000 productos existentes para dependientes y discapacitados en general en prótesis, órtesis y sillas de ruedas, y otro decreto sobre nuevos precios, que excluirá de la financiación más medicamentos.

Restricciones a través del catálogo

El “importe máximo de financiación” preparado por el ministerio ha puesto en pie de guerra a los discapacitados físicos.  A modo de ejemplo, según ha denunciado la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica, (COCEMFE), sólo se podrán escoger los productos incluidos en el catálogo. Si, por ejemplo, uno quiere comprarse una silla ligera, se le darán 352 euros de ayuda. Pero por ese precio solo hay sillas de 11 kilos. Si alguien quiere optar por una de 6 kilos, ligera de verdad, tendrá que pagársela íntegramente.

Sanidad aduce que entre el 2011 y el 2013 el Sistema Nacional de Salud gastó 424 millones en ortoprótesis, y que con el nuevo modelo el sistema será más homogéneo y actualizado. Recuerda que hay comunidades que todavía tienen vigente el catálogo del Insalud del año 2000.

Nueva relación de medicamentos no financiados

El decreto sobre precios y financiación de medicamentos lleva dos años elaborándose. Pero quizá tampoco dé tiempo a ser aprobado en esta legislatura. En cualquier caso, tendrá una aplicación póstuma. Además de fijar los nuevos márgenes del sector para la distribución y dispensación de productos sanitarios tras diez años de espera, el decreto establece que no se financiarán los medicamentos no sujetos a prescripción médica, ni los homeopáticos, productos cosméticos, dietéticos, etc.

Tampoco los indicados para síndromes menores y/o síntomas de menor gravedad. “Aun habiendo demostrado eficacia y seguridad suficientes”, advierte el borrador.