UGT de Cataluña se acerca a la renovación de su secretario general sin candidato

El congreso del sindicato se celebrará en abril en Terrassa y de allí saldrá una cúpula más colegiada que deberá realizar la gran reorganización interna con la fusión de las federaciones

4 min
De izquierda a derecha, Josep Maria Álvarez, Matías Carnero y Camil Ros
Cristina Farrés
Jueves, 15.10.2015 20:55

UGT de Cataluña celebrará a principios de abril en Terrassa (Barcelona) un congreso clave para el futuro del sindicato. Josep Maria Álvarez, el secretario general de los últimos 25 años, anunció hace tiempo que no renovará el cargo y le debe suceder la persona que ejecute el gran cambio interno de la organización. El problema es que, a seis meses de su celebración, no hay un candidato claro para tomar el testigo.

Álvarez ya marcó quién era su preferido, una persona que él mismo asegura que es de consenso y que ostenta un gran poder en las relaciones sindicales de Cataluña por su trayectoria personal al frente del comité de empresa de la gran industria de la región: Matías Carnero, de Seat. Según sus propias declaraciones, aún no ha tomado una decisión al respecto, aunque el momento en el que se encuentra su empresa por las posibles consecuencias derivadas de la crisis de las emisiones falsificadas de Volkswagen le alejan de la secretaria general.

Ros, otro nombre en las apuestas

Otro nombre, no el único, aparece con fuerza en las quinielas internas de la organización: el responsable de política sindical, Camil Ros. Natural de Girona, fuentes internas de UGT de Cataluña indican que en los últimos meses ha hecho algunos movimientos para intentar aunar el consenso de los delegados que asistirán al congreso al distanciarse del perfil independentista que le caracterizaba desde que empezó a militar de joven en la organización.

El relevo en el sindicato no es ajeno al clima político catalán y la consigna que se ha marcado desde el Secretariado Nacional es el de buscar la transversalidad interna de la organización para evitar que una excesiva politización de UGT de Cataluña pase factura. Este será otro de los grandes retos del sucesor de Álvarez.

Dirección colegiada

“Si tras 25 años no consiguiera una salida que permita seguir con una gran organización sería un gran fracaso”, asegura el aún secretario general. Álvarez afirma que está tranquilo pese a la falta de un candidato claro y asegura que no habrá batallas internas para conseguir el poder en UGT.

Dice, además, que lo importante del próximo congreso en Cataluña será obtener una “ejecutiva de peso más que una persona de peso para estar al frente de la organización”. Álvarez habla de una dirección más colegiada que deberá trabajar codo con codo con unos sectores que tendrán mucho poder dentro del organigrama interno de UGT.

Tres grandes sectores

La reestructuración en Cataluña seguirá el ejemplo de la que se hace a nivel nacional. Las federaciones actuales se deberán unificar en tres, una que aglutine a la industria, la química y el sector primario; una segunda dedicada a los servicios públicos y la tercera centrada en el sector privado. Los responsables de ejecutar las fusiones a nivel nacional, entre los que se encuentra el propio Álvarez, aún no han debatido cómo se denominarán oficialmente las tres grandes ramas de actividad del sindicato.

El secretario general de UGT de Cataluña recuerda que en el 14º congreso, celebrado en abril de 2013, ya se renovó el Secretariado Nacional. Está seguro de que hay perfiles suficientemente preparados para pasarles el testigo y convertirse en la cara visible de UGT en Cataluña los próximos cuatro años.

El disparo de salida oficial de la renovación del sindicato tendrá lugar en la asamblea metropolitana que se celebrará a finales de noviembre para escoger a los delegados territoriales que participarán en el congreso. Después, llegará el turno de la elección de representantes en las federaciones. Seis meses para conformar el futuro de UGT en Cataluña.
Comentar