Un fenómeno que afecta a todos los países desarrollados

En la enseñanza no universitaria española la jubilación a los 60 años se ha generalizado

2 min
Entre los profesores de instituto la media de edad es alta, aunque las jubilaciones a los 60 son muy frecuentes.
A. M. Y.
Sábado, 10.10.2015

En la educación no universitaria el envejecimiento del profesorado no es tan pronunciado, entre otras cosas porque muchos docentes se vienen acogiendo a la jubilación anticipada a los 60 años que permite la legislación vigente con poca merma en los ingresos.

Pero la crisis ha frenado el relevo generacional y miles de titulados esperan, en plazas interinas y en otras profesiones, la convocatoria de oposiciones para asentarse como funcionarios.

Apenas el 8% de los docentes está por debajo de los 30

Un estudio del Consejo Escolar del Estado revela que uno de cada tres de estos docentes supera los 50 años. Y la otra cara, tanto o más  preocupante: apenas el 8% tiene menos de 30 años. En cualquier caso, se trata de una plantilla envejecida, en la que figuran muchos docentes de la antigua escuela.

La preocupación por un profesorado demasiado “maduro” también afecta a otros países de la UE y de la OCDE. Un informe de este organismo sitúa a España como el octavo país en un lista de 26 que va de más jóvenes a más viejos en la etapa de primaria. En secundaria, pasamos al puesto 18. En universidad, no hay datos, pero puede que rompiéramos la tabla.

Envejecimiento y calidad de la enseñanza

Sindicatos y expertos coinciden en que una plantilla envejecida repercute directamente en el deterioro de la calidad de la enseñanza. “Si no incorporamos procedimientos de innovación y de adaptación tecnológica, va a aumentar el desfase a medida que se abra más la brecha de edad”, asegura Francisco García Cruz, responsable de Enseñanza Pública de CCOO.

El sindicato calcula que en los próximos 15 años se necesitarán más de 200.000 nuevos docentes en España. Las previsiones para toda la UE superan los dos millones.