Volkswagen llamará a revisión los vehículos con el motor manipulado a partir de enero

El consejero delegado del grupo abre la puerta a que el consorcio reduzca su tamaño y centralización al tener que asumir el coste de la manipulación de los motores

2 min
El consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller
Redacción
Miércoles, 7.10.2015 11:35

Volkswagen se toma casi tres meses para diseñar la estrategia para llamar a revisión los 11 millones de vehículos afectados por el fraude de las emisiones en todo el mundo. El gigante alemán aseguró este miércoles que empezará a llamar a revisión los automóviles a partir del próximo enero y que completará la campaña antes de que termine el ejercicio.

El consejero delegado de la compañía, Matthias Müller, hizo el anuncio en el rotativo germano Frankfurter Allgemeine Zeitung antes de que venciera el plazo marcado por el Gobierno de Angela Merkel para anunciar la solución a una práctica que ha puesto en jaque a la compañía y se ha llevado por delante la gran fortaleza de la industria del país, su imagen de fiabilidad absoluta.

Fin de la depuración de responsabilidades

Con todo, Müller dejó la puerta abierta a aplazar un poco más el proceso. Aseguró, textualmente, que la campaña internacional de revisión se iniciará en enero “si todo sale según lo planeado”. La incertidumbre en cómo abordar esta problemática se mantiene.

La única parte que parece confirmarse es que la purga interna para depurar responsabilidades por la manipulación de las emisiones llega a su etapa final. El consejero delegado indicó que sólo “unos pocos empleados” estuvieron envueltos en el desarrollo del software y su instalación en un modelo de motor diésel, el ya famoso EA 189 EU5. Asimismo, rompió una lanza a favor de su predecesor en el cargo al manifestar que no cree probado que Martin Winterkorn estuviera al caso de la situación.

Revisar marcas y modelos

En cuanto al futuro de los centros productivos, el directivo inició en que se deberán aplicar recortes. Declaró que el consorcio podría tener que reducir su tamaño y disminuir su centralización. De entrada, Volkswagen analizará cada marca y modelo para comprobar su contribución en la empresa.

Müller habló de “evolución” y no de iniciar una “revolución” para que la empresa “vuelva a brillar” en los próximos dos o tres años. “La crisis nos da la oportunidad de modernizar nuestras estructuras”, añadió.