¿Disminuiría la corrupción en una Cataluña independiente?

No existe ningún indicador objetivo o indicio que haga prever que la secesión lleve asociada una mejoría en el nivel de corrupción, señalan expertos en la materia

3 min
Imagen de archivo del ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol; el presidente en funciones, Artur Mas, y el hijo del primero y ex dirigente de CDC, Oriol Pujol, durante una reunión de dirigentes de CDC
Alejandro Tercero
Viernes, 6.11.2015 23:18

Uno de los argumentos esgrimidos por los partidos y las entidades independentistas en los últimos años es que con la secesión habría menos corrupción en Cataluña.

Sin embargo, según algunos de los autores del informe ‘Corrupción pública y calidad democrática’ --elaborado bajo el amparo del Círculo de Economía y presentado este viernes--, no existe ningún indicador objetivo que haga prever que con la independencia bajaría el nivel de corrupción en Cataluña.

Igual que en el resto de España

Así lo sostiene Víctor Lapuente, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Oxford y profesor e investigador del Instituto de Calidad de Gobierno de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

En declaraciones a Crónica Global, el politólogo concluye que la corrupción en Cataluña es, más o menos, similar a la que se registra en el resto de España. Y considera que no hay ningún indicio que apunte a que la secesión lleve asociada una mejoría en el nivel de corrupción en esta Comunidad.

Tampoco ha encontrado “ningún dato” en este sentido el abogado, politólogo y ex consejero de Justicia de la Generalitat (2003-2006) Josep Maria Vallès, otro de los autores del informe.

"Todo el mundo puede fantasear"

“De momento, no hay nada sólido [que ampare la tesis de los independentistas]. Con lo cual, todo el mundo puede fantasear. Unos fantasean y dicen que Cataluña iría a peor, que habría mucha más corrupción porque todavía habría menos de estos cuerpos nacionales de funcionarios [que la persiguen]. Esa es la fantasía que pueden mantener unos en Madrid. Y la fantasía que pueden mantener otros aquí es la de pensar que en una Cataluña independiente crearíamos unas instituciones completamente libres de corrupción”, señala Lapuente.

Y añade: “Ni una cosa ni la otra. Cataluña ha tenido una oportunidad histórica durante décadas, al menos, para construir unas organizaciones nuevas en muchos ámbitos, y no parece que sean significativamente mejores… aunque tampoco significativamente peores”.

"No se ve ninguna Dinamarca del sur" en España

Durante la presentación del informe, Lapuente admitió la dificultad de obtener datos objetivos sobre corrupción, pero subrayó que “calidad de gobierno y corrupción van de la mano”, por lo que defendió que una aproximación analítica al problema se puede realizar con los indicadores de “percepción” de la calidad de gobierno que se disponen.

Uno de los más prestigiosos es el European Quality of Government Index (EQI) --Índice Europeo de Calidad del Gobierno--, que, en su última edición --la correspondiente al año 2013--, sitúa a Cataluña en la zona media-baja de la tabla en relación a la media europea, y entre las CCAA con peor percepción de la calidad de sus gobiernos autonómicos.

“Lo que está claro es que de momento no se ve ninguna Dinamarca del sur en la península ibérica, por si alguien la buscaba”, ironiza Lapuente. Quien, en todo caso, rechaza incluir las “explicaciones culturalistas” (del estilo: “los españoles somos así, está en nuestra cultura y en nuestros genes”) entre los factores que influyen en el nivel de corrupción existente en España.

Comentar