¿Por qué los mercados no reflejan la inestabilidad de Cataluña?

La crisis de Grecia, con un peso en el PIB comunitario similar al de Cataluña, y su posible salida de la UE sacudió las bolsas y la prima de riesgo durante meses

3 min
Evolución de la prima de riesgo española y de dos indicadores bursátiles (Ibex 35 y Eurostocks 50).
Joaquín Romero
Miércoles, 11.11.2015

¿Hay alguna razón para que los mercados financieros no reaccionen ante la situación que vive Cataluña, con unos resultados electorales que dan la victoria a una coalición que quiere abandonar España y, en consecuencia, salir aunque sea temporalmente de la UE?

La crisis griega fue vivida en toda la Unión Europea como algo propio. Cada uno de los numerosos episodios por los que atravesó Grecia desde que la coalición de izquierdas Syriza ganó las elecciones se transformó en una sacudida.

Críiticos con Bruselas 

Lo que subyacía bajo la crisis griega no era únicamente su capacidad --y la voluntad de su nuevo Gobierno-- para hacer frente a sus compromisos frente a los acreedores. Es que, además, el nuevo Ejecutivo cuestionaba la política comunitaria de austeridad y recortes, como hace la coalición que ha ganado en Cataluña y, sobre todo, el partido que le va a permitir gobernar, la CUP.

La deuda soberana de una buena parte de los países europeos sufría cada vez que subía la tensión entre Atenas y Bruselas, y con Berlín. La bolsa continental, no digamos ya la de Atenas, bailaba al ritmo de esos tiras y aflojas; la prima de riesgo, y no sólo la griega, también era una montaña rusa.

Poco peso relativo

Un país que apenas representa el 2% del PIB de la UE y con algo menos del 2,2% de la población ha marcado el ritmo de la Unión entre enero de 2015, cuando Syriza ganó sus primeras elecciones, y septiembre, cuando las revalidó.

Los mercados --y las instituciones-- recibieron de uñas a una fuerza política que habían apoyado una buena porción de griegos en respuesta a los efectos de la crisis sobre sus condiciones de vida. Sin embargo, la inestabilidad que genera Cataluña, que aporta la misma riqueza a la UE, que tiene una población de siete millones de habitantes, frente a los 11 de Grecia, no encuentra eco.

Todo para arriba

Al contrario, si el Ibex 35 cerró en 9.394,40 puntos el 28 de septiembre pasado, ayer lo hizo en 10.377,20. De hecho, el mínimo anual lo fijó precisamente a finales de septiembre. Después, no ha hecho más que subir.

Algo parecido sucede con el Eurostoxx, que ha pasado igualmente del mínimo de aquel día en 3.019,34 hasta los 3.448,42 de ayer. Y también con la prima de riesgo, que de los 135 puntos que la separaban del bono alemán en septiembre ha bajado a los 123 de ayer.

La interpretación

¿Cómo se debe interpretar esa no reacción de los mercados? La mayor parte de los analistas considera que el desafío es más formal que real, que es más una posición negociadora que otra cosa.

En cualquier caso, recuerdan que cuando en septiembre de 2014 se celebró el referéndum en Escocia, y pese a que las encuestas apuntaban la posible victoria de los secesionistas, no hubo nervios. Y cuando, finalmente, los escoceses optaron por seguir en el Reino Unido los mercados subieron, pero discretamente. Como si nunca hubieran dado crédito a una salida de Escocia. 

Comentar