¡Pujol, no recites, mejor "canta"!

El 'ex' honorable, un amante de la poesía. ¿Andorrana? No, patriótica.

3 min
Volumen antológico de la poesía patriótica catalana firmado por Jordi Pujol i Soley.
Sergio Fidalgo
Sábado, 21.11.2015 11:04

L’Hospitalet de Llobregat. Septiembre de 2012. Fiestas del barrio de Bellvitge. Un humilde juntaletras (servidor de ustedes) está disfrutando de unas tapas en un chiringuito. De repente veo como entra en el local de al lado, regentado por la entonces Convergència Democràtica de Catalunya, hoy Democràcia i Bitllets, el entonces Honorable Jordi Pujol y Soley acompañado de Marta ‘voladora’ Ferrusola.

Uno, que tiene cierta vena mitómana, aunque sea con viejos adversarios ideológicos, deja las bravas y las cañas, se va corriendo a su despacho, coge un par de libros, baja corriendo y entra en territorio ignoto, la ‘peix-al-cove-taberna’ de CDC. A los pocos minutos mi afán se vio recompensando. Soy el orgulloso poseedor de un volumen antológico de la poesía patriótica catalana firmado por su prologuista, el entonces padre de la Nación Catalana y hoy creador del mítico lema “¿Qué coño es esto de la UDEF?”.

Cantar mejor que recitar

Y es que millones de catalanes, que apreciamos su amor por la poesía (patriótica) catalana, valoraríamos más que le diera al cante. Sobre todo al jondo, para que contara, hasta el fondo, todo lo que sabe sobre el antaño sector negocios de Convergència (hoy Democràcia i Advocats). Seguro que su sacerdote confesor, su alma, la Hacienda española y el equipo de investigación de Crónica Global, encabezado por el siempre incansable Carlos Quílez, se lo agradecerían.

El No passareu! de Apel.les Mestres, que forma parte de esta antología, parece el lamento de Jordi Pujol en su despacho-buhardilla esperando a los agentes de la UDEF: “A sangre y fuego avanzaréis / de fortaleza en fortaleza / pero, ¿qué pasa?, si queda en pie /algo más fuerte: nuestra firmeza. / Por eso cantamos: por más miedo que deis, no pasaréis”. Lo dicho, canta Jordi, no tengas miedo. Y pasar, creemos que ya han pasado. ¿O no?

La bandera como cortina

Y es que el libro está lleno de poemas premonitorios. El comienzo de La barretina de Jacinto Verdaguer resume la política de Convergència de los últimos treinta y cinco años. ¿O no es el “Oh, bandera catalana / abrigadnos hasta la muerte!” el mejor resumen de como Pujol y luego Mas se han envuelto en la ‘senyera’ para ocultar todo lo que no querían enseñar a la ciudadanía?

¿Y qué decir de la Cançó silenciosa de Lluís Serrahima, qué podría ser considerada un homenaje a la época dorada en la que campaban los patriotas de los maletines y el silencio de la prensa cómplice? Lean como comienza: “Recortes de diario. / Nadie dice nada. / Adiós, adiós, tiempos añorados. / Los guerreros / llevan corbata / y una cartera en las manos.”

Y acabaremos con los versos finales de un poema todo amor y dulzura, de Francesc Matheu, A Felip Quint: “Si delante de toda Europa, / pudieras volver a salir / con tu orgullo y tu tropa / querría verte aquí / para ofrecerte mi copa… / pero llena de veneno. / Compañeros, bebamos / maldiciendo / la memoria / de Felipe Quinto”. Si hubiera vivido en nuestros tiempos, ya tendría programa en TV3 y sería miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional…

Comentar