Buenafuente alarga el pago de sus deudas tras perder 15 millones

El cómico y empresario Andreu Buenafuente

La productora televisiva El Terrat, de Sant Just Desvern, ha pactado este año con un sindicato de bancos la refinanciación de sus deudas de 13 millones de euros. En virtud del acuerdo, se prorroga el vencimiento hasta el 30 de enero de 2020 y se recorta el tipo de interés al 3% hasta 2016 y al Euribor más el 3% a partir de esa fecha. Con ello reduce a la mitad el interés que venía abonando hasta ahora por los créditos recibidos.

Asimismo, las entidades han concedido a la empresa una nueva línea de factoring de algo más de 1 millón. El arreglo se corona con una inyección de 1 millón por parte del accionista único, Grupo Empresarial El Terrat, sociedad controlada por el presentador y cómico Andreu Buenafuente.

Condiciones de la refinanciación

A cambio de la refinanciación, El Terrat habrá de cumplir una serie de ratios y no podrá desviarse más de un 10% de su plan de negocio, que ha servido de base para rubricar el convenio con los bancos. También ha puesto las marcas comerciales de la sociedad como garantía mobiliaria de primer rango y ha pignorado un depósito a plazo fijo de 220.000 euros. En enero de 2013, El Terrat refinanció sus deudas por primera vez, pero a un oneroso tipo de interés fijo del 6%.

La productora, especializada en programas para televisión, cerró en 2014 el peor de sus veintidós años de historia, con unas pérdidas finales de 15 millones de euros, que significan quintuplicar con creces el déficit de 2013, cifrado en 2,8 millones.

2013, el primer ejercicio en rojo

Es de subrayar que El Terrat fue una máquina de ganar dinero hasta 2013, cuando entró por vez primera en números rojos. Pero ya desde bastante antes venía acusando los efectos de la crisis. De hecho, sus ingresos comenzaron a declinar en 2007. En ese ejercicio, alcanzaron la cima con 37 millones. Los de 2014 quedaron rebajados a 9,6 millones.

El resultado de explotación del último ejercicio experimenta una notable mejora y supone comprimir el déficit a la mitad, de 3,5 a 1,7 millones. El grueso del quebranto después de impuestos obedece a un crédito concedido a una sociedad de su grupo, Chascarrillo, que ahora se halla en proceso de fusión con El Terrat.

En búsqueda de un socio externo

Dicho crédito se ha tenido que declarar incobrable y ocasiona al grupo un boquete de 14 millones. Debido a este incidente, los recursos propios acumulados en toda la historia se volatilizan de un plumazo y pasan de 14 millones positivos a 1,1 negativos. No se descarta la entrada de un socio externo que aporte fondos frescos.

A pesar de tan lamentable estado de cosas, Andreu Buenafuente no pierde el buen humor. Al reseñar estas vicisitudes en la memoria anual, el cómico afirma: “En el ejercicio 2014 la sociedad obtuvo unos beneficios negativos (sic) de 15.097.861 de euros, antes de impuestos. Dichos beneficios negativos (sic) son consecuencia, principalmente, de la regularización contable de los créditos entre empresas del grupo por importe de 14.035.561 euros”.

Este diario intentó ayer ponerse en contacto con Andreu Buenafuente, pero desde su oficina declinaron hacer declaraciones.