Cerveza que se orina y se reencarna en cerveza

Dinamarca utiliza estas 'aguas residuales' para fertilizar campos de cebada y California las potabiliza para elaborar bebidas alcohólicas

3 min
Los jóvenes asistentes al festival Roskilde hacen su aportación al reciclado.
Ana Portolés
Viernes, 20.11.2015 21:31

Dinamarca, julio, festival de música Roskilde. Miles de jóvenes hacen cola para hacer sus necesidades, pero no en un baño, sino en una especie de comedero metálico. ¿Por qué parecen tan contentos? ¿Por qué hacen cola tras el recipiente en vez de ganar tiempo tras un arbusto?

Quizá porque saben que sus donaciones se están recogiendo en tanques de almacenamiento especiales para el From piss to Pilsner, un proyecto que se ha propuesto recoger 25.000 litros de orina para usarlos como fertilizante en campos de cebada. Sobre los metálicos urinarios, una enorme pancarta sirve de reclamo para atraer más donantes: “Don’t waste your piss. Danish farmers can turn it into beer again” (No malgastes tu pis. Los granjeros daneses pueden volver a convertirlo en cerveza”).

El sentido agrícola

La idea de usar la orina como abono puede provocar cierto rechazo inicial pero no puede decirse que carezca de sentido agrícola ni sensibilidad medioambiental. Y, sobre todo, se vuelve más aceptable si la comparamos con la de beber una cerveza elaborada, directamente, con orina humana, tal como se hace en California.

Y es que la empresa californiana Mavericks Brewing Co ha empezado a utilizar este ingrediente, de dudosa aceptación por la sociedad americana, en la elaboración de una versión poco ortodoxa de su cerveza Marverick's Tunnel Vission IPA, que ya se ha ganado el apelativo de Me Pee A.

Cabe recordar que las aguas residuales, incluso cuando contienen desechos humanos, vuelven a ser totalmente potables y puras si son debidamente tratadas, con lo cual su reutilización no supone ningún riesgo para la salud.

El futuro de California

De hecho, se convierte en una opción cada vez más utilizada en las regiones que sufren sequía para complementar los suministros de agua dulce. Es más, muchos consideran que el tratamiento de las aguas de alcantarillado, además de reducir los vertidos en el Océano Pacífico, jugará un importante papel en el futuro de California.

El proyecto de cerveza “reciclada” fue idea del arquitecto Russ Drinker, miembro de la asociación Sustainable Silicon Valley, quien después de pasar tiempo en Singapur y Arabia Saudí y ver cómo estos países reciclan la totalidad de sus aguas residuales, volvió a Estados Unidos queriendo mostrar lo desfasados que estaban tecnológicamente y cómo de eficiente podía ser el proyecto.

Cata a ciegas

Para probarlo se asoció con la empresa Mavericks y montaron una cata a ciegas de la cerveza Marverick's Tunnel Vission IPA. Resultado: ninguno de los cinco jueces participantes fue capaz de distinguir una cerveza elaborada con agua “normal” de otra elaborada con agua residual reciclada.

De momento, la Me Pee A sólo se usa en degustaciones gratuitas, ya que la actual ley californiana impide su venta, si bien se sabe que la ley californiana de aguas residuales está a punto de ser actualizada de acuerdo con las últimas novedades tecnológicas.