Colau aprueba una subida del IBI de la mano del PSC

La propuesta original de BComú contemplaba congelar el impuesto

3 min
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el líder municipal del PSC, Jaume Collboni, en una comparecencia conjunta en octubre.
Carles Bellsolà
Lunes, 16.11.2015 20:58

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este lunes por los pelos –ha sido necesario el voto de calidad de la alcaldesa, Ada Colau– la propuesta de ordenanzas fiscales para 2016, que queda ahora en exposición pública durante un mes y debe aprobarse en un nuevo pleno antes de final de año. Una propuesta cuya medida estrella es el aumento del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para los pisos más caros. Y que el equipo de Gobierno ha defendido como propia, aunque es una aportación del PSC.

La propuesta contempla un aumento del IBI de hasta el 6% para los pisos con un valor catastral de más de 300.000 euros, de hasta el 4% para los inmuebles de entre 100.000 y 300.000 euros, y ninguna variación para los pisos con un valor inferior. El equipo de gobierno espera recaudar en 2016 –según consta en su propuesta de presupuestos– 27,8 millones más en concepto de IBI, de los cuales 8,4 millones se conseguirían con este incremento.

"Se trata de una propuesta abierta a nuevas aportaciones, progresiva, social y ambientalmente más justa", ha proclamado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. "La alternativa era una subida de impuestos lineal para todos los que castigaría a los que más sufren", ha señalado. La propuesta original de BComú, no obstante, consistía en una congelación del IBI. Y fue el PSC quien impuso el incremento a los pisos de más valor.

En octubre, BComú apostaba por congelar el tributo

"El proyecto de ordenanzas fiscales no prevé incrementar la presión fiscal a los ciudadanos dada la buena situación financiera del Ayuntamiento", anunció el Ayuntamiento en octubre, cuando BComú presentó su primera propuesta. Una propuesta que tuvo que retirar, ante la falta de acuerdo con otros grupos. Posteriormente, obtuvo el apoyo del PSC, con la condición principal de añadir este aumento del IBI. Colau también tuvo el soporte de los socialistas para ampliar en 100 millones las cuentas municipales de 2016, a cuenta de superávit.

Los socialistas han reivindicado el incremento. "El PSC ha conseguido arrancar un impuesto progresivo que permitirá congelarlo a la clase media y trabajadora", ha proclamado el partido, que precisa que el aumento solo afectará "a una minoría de rentas altas que poseen un 20% de los pisos más caros en Barcelona". También han lanzado una puya –o un aviso– a BComú, recordándoles que gobiernan en minoría. "Nos preocupa mucho la debilidad de este gobierno, que no se sienta a dialogar hasta que no ve que su propuesta es derrotada", han espetado.

Subvenciones y bonificaciones

La propuesta de ordenanzas fiscales también prevé aumentar las bonificaciones del IBI para "colectivos de más vulnerabilidad". En paralelo, y fuera del proyecto de ordenanzas fiscales, el equipo de gobierno pretende subvencionar hasta el 50% del IBI a "personas con rentas bajas", el 95% a una lista de 79 "comercios emblemáticos" –a propuesta de ERC, cuya abstención también ha permitido dar luz verde a las ordenanzas–, y el 20% a "las empresas que amplían plantilla".

El equipo de gobierno señala que, aparte de este aumento del IBI, ha optado por "mantener los tipos a todos los impuestos", con la voluntad de "no incrementar la presión fiscal a los ciudadanos". Sí se dejan de bonificar a los vehículos diésel en el impuesto de circulación, y a cambio se incluyen en las bonificaciones los coches híbridos, junto al resto de vehículos "no contaminantes". Igualmente suben la tasas para solicitudes que comporten ocupar la vía pública, por ejemplo, en rodajes.

Comentar