Desconvocada la huelga en el Liceu

El comité de empresa y la dirección firman la paz laboral que permitirá estrenar ‘Benvenuto Cellini’ este domingo

2 min
Roger Guasch, director general del Liceu
Cristina Farrés
Viernes, 6.11.2015 17:51

El Liceu levantará el telón este domingo tal como estaba previsto en la programación de la temporada para estrenar Benvenuto Cellini. Se trata de uno de los títulos más esperados con la producción escénica de Terry Gilliam (Monthy Python), Josep Pons en la dirección musical y con John Osborn y Adrian Xhema en el papel protagonista, Kathryn Lewek como Teresa y la orquesta y el coro del Gran Teatro del Liceu. La huelga que amenazaba la producción ha sido desconvocada este viernes al mediodía.

La dirección de la institución de la ópera en Cataluña, encabezada por Roger Guasch, ha conseguido en el último momento firmar un pacto con el comité de empresa ratificado por la mayoría de los trabajadores. Ambas partes se muestran satisfechos por los términos del acuerdo, aunque CGT, el sindicato que controla el comité de empresa, ha decidido romper la unidad de acción de los representantes de los trabajadores y se ha desmarcado de la propuesta.

Pagas extraordinarias pendientes

La mediación del Tribunal Laboral ha sido clave. La propuesta pasa por avanzar el retorno de las pagas extraordinarias de los años 2013 a 2017 de forma periódica a lo largo de seis años. La primera se cobrará en el primer trimestre del próximo ejercicio.

Además, si el Ministerio de Cultura y la consejería de Cultura incrementan sus aportaciones al presupuesto del Liceu en 2016 o 2017, el 50% de la subida se destinará directamente a abonar las pagas extraordinarias atrasadas. Con una condición: que los ingresos ordinarios se mantengan según lo presupuestado.

Plan de viabilidad vigente

Esto es básico para las cuentas de la organización, inmersa en un plan de viabilidad hasta 2017. “El Liceu ha recuperado la paz laboral en el momento más necesario, cuando el teatro empezaba a coger oxígeno”, manifestó Guasch. La dirección estimó que las pérdidas de la protesta alcanzarían los dos millones de euros y lamentó que la recaudación por la venta de entradas había caído en picado por el miedo a una cancelación.

“La huelga era injusta y desproporcionada. El público se merece que levantemos el telón y ofrezcamos un gran espectáculo como el de Terry Guilliam que tendrá repercusión internacional”, añade el director general.

El pacto laboral también implica que la cúpula del teatro retire la demanda interpuesta para conseguir que la justicia decretara la huelga de ilegal.