El Círculo de Economía reclama nuevas elecciones

El loby empresarial denuncia el perjuicio económico que sufre Cataluña tras la proclama independentista aprobada en el Parlament

3 min
El presidente del Gobierno en funciones, Artur Mas (izquierda), y el del Círculo de Economía, Antón Costas (derecha) en la última reunión del lobby empresarial en Sitges (Barcelona)
Redacción
Viernes, 20.11.2015 13:53

El Círculo de Economía reclama un cambio radical en la política catalana que restablezca la seguridad jurídica y acabe con los efectos negativos para la economía del país. En caso de que los grupos parlamentarios no puedan formar un Gobierno estable, reclama la repetición de las elecciones.

Para el loby empresarial, los males empezaron no tanto con los resultados del 27S, sino con la declaración aprobada por el Parlament con los votos de Junts pel Sí y la CUP. La proclama, dice, no sólo rompe la legalidad, sino que acrecienta el riesgo de fractura social, dado que no tiene una amplia mayoría social que la respalde.

Los efectos sobre la economía

"Dadas nuestras responsabilidades empresariales y vinculación al mundo económico y financiero podemos afirmar que la ruptura de la legalidad que implica esa declaración ha tenido, desde el minuto uno de su aprobación, efectos negativos ciertos y objetivos en las decisiones empresariales de inversión así como en la localización de sedes corporativas en Cataluña", dice la junta directiva del Círculo.

La inseguridad jurídica y la incertidumbre empresarial a que ha dado paso la declaración se potenciarán en el caso de que se forme un Gobierno inestable JxSí-CUP. Por esa razón, "de no ser posible" la formación de un Gobierno estable, "pensamos que la vía adecuada es convocar nuevas elecciones", concluye la nota.

Distintas valoraciones

Desde los principios que defienden la democracia y la economía de mercado como la combinación más fructífera para la creación de riqueza y el progreso social, el Círculo hace una valoración de los resultados del 27S que no coincide con la del Govern en funciones y sus aliados.

El fortalecimiento de la posición de los partidos favorables a la independencia no es una carta blanca para alterar la legalidad, tal como se ha hecho desde el Parlament. Esa aspiración, dice el Círculo, debe encauzarse por caminos democráticos. "Como ha señalado el Tribunal Constitucional en sentencia reciente, no hay nada en la Constitución que impida una consulta para conocer las preferencias de los ciudadanos", pero desde la legalidad.

Falta de respuesta en Madrid

El amplio malestar que existe en Cataluña por el funcionamiento del Estado de las autonomías incluye a una mayoría de ciudadanos partidarios de una reforma sin ruptura. Y el Círculo reconoce que el "Gobierno y los partidos políticos de ámbito estatal han sido renuentes a dar respuesta política a ese malestar social". En ese quietismo ve el loby barcelonés el caldo de cultivo de la frustración y el maletar con el modelo vigente.

Las elecciones del 20D constituyen una oportunidad para poner en marcha la reforma política que permita conciliar el "principio democrático con el principio de legalidad". La propuesta del Círculo consiste en que las nuevas Cortes formen desde el principio una comisión para la reforma política. 

 

Comentar