El significado de los colores en la publicidad

Cada color sirve para promocionar un tipo concreto de productos.

Cada vez existen más estudios sobre la influencia de determinados colores a la hora de conseguir unas sensaciones u otras. Las empresas encargan estudios psicológicos para elegir un logotipo. Y, sin duda, los anunciantes invierten mucho dinero en el estudio para elegir bien los colores que utilizarán en un spot.

Los colores afectan a las personas y, según muchos estudios realizados, se sabe que influyen en la compra o no compra de un determinado producto.

Hoy analizaremos los colores en la publicidad:

Azul: sirve para promocionar productos y servicios relacionados con la limpieza, promocionar productos relacionados con el aire y el cielo, así com también productos relacionados con el agua y el mar. El azul sugiere responsabilidad e inspira confianza. Los azules más oscuros implican autenticidad, confianza, seguridad y fidelidad. A diferencia de los colores cálidos como el rojo, el naranja y el amarillo, el azul está ligado a la conciencia y al intelecto.

Rojo: está asociado al coraje, la valentía, la pasión y el amor. Reconocido como estimulante, la cantidad de rojo está directamente relacionada con el nivel de energía percibido. Se ha comprobado que el rojo mejora el metabolismo humano. Es uno de los colores más populares y poderosos. Se utiliza sobre todo en épocas de rebajas y descuentos de productos.

Amarillo: es el color del sol y se traduce en emociones como optimismo, felicidad, brillo y alegría. Se ha comprobado que el color amarillo provoca pensamientos creativos. Aunque si el amarillo es usado en exceso puede tener un efecto perturbador. Es muy eficaz para atraer la atención.

Verde: es el color del crecimiento, la primavera, la renovación y el renacimiento. Está asociado con la salud, la frescura, la paz y la solución de los problemas ambientales. Sugiere fertilidad, libertad y tranquilidad, también estabilidad y resistencia. El verde se utiliza en productos relacionados con la salud, y en temas de medio ambiente y ecología.

Blanco: implica inocencia y pureza. Simboliza un nuevo comienzo. Nos ayuda en momentos de estrés y nos ayuda a seguir adelante y poner el pasado atrás. Significa igualdad y unidad. Se utiliza en temas relacionados con la medicina y la salud.

Negro: está asociado con el poder, la elegancia, el secreto y el misterio. Es autoritario y puede evocar emociones fuertes, su exceso puede ser abrumador. Se utiliza para anunciar joyas y productos sofisticados.

Gris: implica seguridad, madurez y fiabilidad. Es el color del intelecto, el conocimiento y la sabiduría. Se percibe como clásico. Implica una perfecta neutralidad. El gris es considerado el color del compromiso. También puede estar relacionado con la melancolía y la tristeza.