Forcadell es una sesión continua de circo

3 min
Lunes, 9.11.2015 00:00

Cuando sea mayor quiero escribir como Ramón de España. Me encanta. Usa el bisturí como si fuera Jack el Destripador, pero lo hace con una sonrisa. No mata a putas, sino a los políticos que actúan como ellas. Por eso me alegréo de que tenga una sección en este diario digital. Con él, Crónica Global gana calidad.

Barrunto que al primer actor del Parlament (Artur Mas) le cogerá celos por el protagonismo que ya tiene la primera actriz de este cuadro de teatro (Carme Forcadell)

En su primera entrega ('¡Presidenta, presidenta!') --si no la han leído, recomiendo su lectura-- retrataba a Carme Forcadell con el trazo firme de un esperpento de don Ramón María del Valle Inclán. Antes que a Valle había escrito al pintor hiperrealista Antonio López, pero rectifico y lo dejo en el autor del 'Tirano Banderas', ya que por ese camino de república bananera sueña la Forcadell; un apellido que si separa da mucho juego malévolo: Forca, del árbol del ahorcado, y si cambiamos la D por una H, tenemos Hell, el infierno en inglés al que nos quiere llevar.

El pasado día 3 escribí este tuit: 'Carme Forcadell nos asegura días de sesión continua de circo en el Parlament'. Barrunto que al primer actor del Parlament (Artur Mas) le cogerá celos por el protagonismo que ya tiene la primera actriz de este cuadro de teatro.

Espero y deseo que esta legislatura del Parlament tenga el mismo éxito que tuvo el teatro del gallego manco: ninguno; consciente que con la mera comparación les doy a la pareja una altura de la que carecen.

No hace falta ser muy espabilado para saber que la Forca-Hell iba a liarla a mamporrazo limpio, tal y como había pronosticado mi admirado Ramón de España en su '¡Presidenta, presidenta!', retorciendo el reglamento del Parlament (en la primera semana ha conseguido lo nunca visto: que el PP y el PSC vayan juntos al TC), porque para los separatas el fin justifica los medios.

Espero y deseo que esta legislatura del Parlament tenga el mismo éxito que tuvo el teatro del gallego manco: ninguno

La experiencia me ha demostrado que en esta vida lo más difícil siempre es infringir la primera norma, si lo haces y te sale bien ya te has quitado el miedo escénico. Esta es una norma casi tan vieja como el mundo. No sólo en la política, sino también en la delincuencia...

Lo de que el fin justifica los medios lo dejó escrito Maquiavelo pensando en Francisco, el rey francés contemporáneo. Y este principio no solamente es desafortunado, sino que ha sido la justificación de las mayores iniquidades que ha perpetrado el hombre en la Historia.

John Dos Passos, uno de los mejores escritores americanos de la llamada Generación Pérdida, vino durante la Guerra Civil a España para defender la República. Era libertario, pero al comprobar las depuraciones sistemáticas que hacían los esbirros de Stalin en la retaguardia republicana escribió estas frases que la Forca-Hell y, en realidad, los políticos de todos los pelajes tendrían que seguir: “Los medios son más importantes que los fines, porque modelan instituciones que establecen maneras de conductas, mientras los fines no se alcanzan nunca en la vida de un hombre”.

Estoy de acuerdo con la idea, salvo la última frase. Pero también estoy seguro de que Dos Passos acertará en el caso Forca-Hell. Y lo pienso demostrar. Sólo tienen que leerme todos los días impares hasta el 20 de diciembre.

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director de la 'Revista del Vallès', era el segundo semanario comarcal más antiguo de Cataluña, y director de Honor de 'El Vallès del siglo XXI'. Ha escrito nueve volúmenes de 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2016 se publicará el décimo ('Historias de mujeres vallesanas')-, donde explica sus experiencias de esos años como director del comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... Se le puede seguir en Facebook y en Twitter, donde cuelga otros artículos.

Comentar