Gas Natural, optimista sobre su negocio en Cataluña

La compañía gasista confía en que la recuperación económica respalde sus planes de expansión en la comunidad autónoma

2 min
Sala de control de las instalaciones centrales de Gas Natural Fenosa.
Javier Peiró

Las proyecciones de Gas Natural Fenosa para el próximo año son positivas, entre otras razones porque la compañía considera que la situación económica del país mantendrá una evolución favorable.

Esa convicción le ha llevado a hacer una fuerte inversión en infraestructuras. Su red en Cataluña superará a final de 2015 los 17.500 kilómetros. La compañía ha invertido alrededor de 99 millones de euros este año para aumentar sus canales de distribución en 52.400 puntos de suministro, repartidos en 56 municipios.

Barcelona, la más saturada

La provincia de Barcelona es el territorio con más penetración de esta fuente energética, que este año ha llegado a 17 nuevos municipios. En Lleida, la expansión ha alcanzado a otros 10; y en Tarragona y Girona han sido 8 y 21, respectivamente. Mantener este ritmo permitirá a la empresa trabajar desde 2.185.000 enclaves de dotación de gas, que están repartidos en 442 municipios.

Cataluña es una de las comunidades autónomas del país donde está más implantado el gas natural, con una penetración del 57%, frente a un 29% del resto de España. La compañía tiene grandes expectativas de crecimiento, siendo el objetivo final tratar de homologarse así a los niveles de implantación de otros países europeos (Reino Unido tiene un 89%, mientras que en Italia es del 88%).

Servicios técnicos

En paralelo a su ritmo de expansión --4.000 nuevos clientes diarios--, la compañía trata de atender con la máxima rapidez los percances del día a día. Avelino Arduengo, director de zona de Gas Natural Distribución, presume de disponer de uno de los servicios técnicos más eficientes del mercado.

La respuesta a una incidencia se resuelve en unos 27 minutos de media, mientras que en otros países de la eurozona la espera puede superar los 60 minutos.

Cada año se reciben unas 350.000 llamadas por diversos tipos de incidentes. 84.000 de ellas tienen carácter de urgencia, de las que 81.000 han de atenderse sobre el terreno.