Telefónica contrata como asesor al ex dirigente convergente Josep Maria Calmet

El empresario que fue alto cargo de la Generalitat con Pujol y presidente de Petrocat, ya jubilado, percibirá 90.000 euros anuales por ayudar en las relaciones institucionales

2 min
Josep Maria Calmet (izquierda), junto a la sede de Telefónica en Barcelona y su presidente, César Alierta.
Xavier Salvador
Domingo, 22.11.2015 21:21

Telefónica acaba de fichar como asesor externo a Josep Maria Calmet Iglesias. El economista y empresario manresano de 73 años colaborará con la multinacional que preside César Alierta en el ámbito de las relaciones institucionales, y en especial con Latinoamérica.

Jubilado y aquejado de problemas de solvencia económica derivados de sus anteriores negocios, la llegada a Telefónica parece un claro caso de puerta giratoria a la catalana o, a decir de otros círculos conocedores de la operación, un “rescate ad personam”. 

Calmet mantiene algunas actividades pese a su pase a la jubilación oficial. Por ejemplo, es el secretario general del Cuerpo Consular de Barcelona, además del consulado honorario de la República de Albania en Barcelona. Antes, en 1999 y durante 10 años, lo fue de Canadá. Con anterioridad presidió la Cámara de Comercio de Manresa.

Mano derecha de Prenafeta

El contrato de asesoría suscrito con Telefónica le proporcionará unos ingresos anuales de unos 90.000 euros, según ha podido saber Crónica Global. Calmet tiene un largo historial en el círculo de negocios de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). De hecho, durante un tiempo fue mano derecha de Lluís Prenafeta. Mientras el exsecretario de Presidencia de Jordi Pujol ejerció como presidente de la petrolera Petrocat, Calmet fue su consejero delegado. Años después fue designado presidente.

Sus méritos alrededor del partido nacionalista fueron diversos. También ocupó la vicepresidencia de la Diputación de Barcelona. En la Generalitat fue nombrado director general del Ente Autónomo de Juegos y Apuestas.

Problemas de solvencia

En los últimos tiempos, sus empresas han atravesado problemas serios de insolvencia. Con Josep Maria Calmet SL ha participado en el capital de varias sociedades dedicadas al comercio de maquinarias y útiles metalúrgicos, entre otras actividades. La sociedad que lleva su propio nombre entró en situación de impago y las deudas acucian al economista convergente.

Acuciado por esa situación de insolvencia, Calmet ha debido reorganizar sus finanzas y vender una parte de su patrimonio. Entre otros, una vivienda de lujo próxima a la exclusiva avenida Pedralbes de la Ciudad Condal.

“En estos momentos, sólo le queda la actividad consular. Alguien, por la razón que sea, ha decidido echarle una mano y hacerle ese favor para que pueda pagar”, explican fuentes próximas a Calmet que conocen sus últimos movimientos.