Juego de patriotas: Gabriel Rufián & Santiago Vidal

4 min
Viernes, 20.11.2015 00:00

Hace pocos días saltó la noticia. Dos independientes, Gabriel Rufián y Santiago Vidal, liderarían las listas al Congreso y al Senado de Esquerra Republicana de Catalunya. La desconexión de España de la formación independentista está alejada al hedor de cualquier sueldo público. Dos tipos independientes pero bien conocidos. El primero miembro principal de Súmate; el segundo, juez, o ex juez, según medida.

En una época donde la transparencia debería ser el referente de cualquier fuerza política, ERC simplemente presenta un candidato cuyo currículum se sintetiza en el silencio

Sobre Gabriel Rufián ya hablamos hace apenas 75 días. Pese al tiempo transcurrido podríamos decir, sin tapujos, que su vida sigue siendo un misterio. Es más, si el político Artur Mas fue apodado, por sus fans del mercado, "el astuto", este bien podría ser denominado el "sin currículum". En una época donde la transparencia debería ser el referente de cualquier fuerza política, ERC simplemente presenta un candidato cuyo currículum se sintetiza en el silencio. Unos títulos ¿ciertos?, unas batallitas bien colocadas para entusiasmar a los más fieles, y un aire de filósofo de bar aburrido de finales de los 60 en París. Claro, los años 60 del siglo pasado. Hablar en castellano casi es lo de menos. Algunos desconocemos si su presencia sirve para constatar el fracaso de la política linguistica de la Generalitat o simplemente es un extraño guiño a un electorado prácticamente desconocido, votante de habla castellana catalanista, en casi 40 años de democracia en Cataluña.

Ciertamente poco más tenemos de decir. Otro candidato con pasado oscuro cuyo único fin parece haber sido medrar en una organización extraña, Súmate. Cuyas reuniones, recordemos, han acabado en el mejor plan siciliano, según plasmaron algunas filtraciones. Curiosamente con el personaje en plan estelar, recordando los tiempos de Rocky Marciano. Cierto o no, la fama del personaje es conocida en las redes sociales. Sus sonetos y su poesía parecen vivir en un mundo tan alejado de la realidad como sus citas familiares en torno a Bandera Roja. Organización, por cierto, conocida porque sus miembros eran más próximos a los niños pijos rebeldes de la Diagonal 'p'arriba' que a los emigrantes de Santa Coloma.

Santiago Vidal era conocido en su juzgado en Barcelona como "Norma Duval". Según dicen las malas lenguas, por su gran afición a los focos

Capítulo aparte merece el juez, ex juez según medida, Santiago Vidal. El personaje era conocido en su juzgado en Barcelona como "Norma Duval". Según dicen las malas lenguas, por su gran afición a los focos. Vamos, un tipo más interesado en la foto, en la oportunidad, que en la legalidad. Alguien capaz de mentir, como en la sentencia sobre Kosovo, simplemente por disponer de un minuto de gloria. Ese tiempo disfrutado en la televisión pública catalana cuando se dispuso a crear esa Constitución tan infumable que no sólo quedo en el olvido sino que aún ocasiona risas en cualquier persona interesada en las leyes.

ERC afronta, pues, su desconexión enviando a Madrid dos personas desconectadas de la realidad catalana. Ya saben, el esfuerzo, la dignidad, el trabajo, la honestidad. Uno sin pasado conocido, otro con un pasado mejor desconocido en la Judicatura. Alguien, en definitiva, con pasado pero ya sin profesión. Ambos, si no fuera por este encargo, difícilmente tendrían unos ingresos estables a final de mes. Y sabemos todos que, como decía aquel dicho, "ahí fuera hace mucho frío".

Aquí, coño, somos catalanes y más sencillos, ERC salva a dos tipos de una vida oscura y aburrida

Aunque, poniéndonos literarios, quizás ERC al final adapta aquella novela de Tom Clancy, 'Juego de patriotas'. Allí el agente Jack Ryan, protagonizado en el cine por Harrison Ford, salva a los Príncipes de Gales de un atentado del IRA. Aquí, coño, somos catalanes y más sencillos, ERC salva a dos tipos de una vida oscura y aburrida. Ciertamente cuando la política está dedicada a salvar personajes oscuros antes que servir a los ciudadanos, pincha. Y en una época donde la transparencia debería ser el principal foco de la actividad política, jugar a patriotas suena cuanto menos extraño y complicado de explicar.

ERC, por mucha literatura e incluso película a la que apele, nunca ha sabido explicar su Junts pel Sí, ni su No por Junts pel Sí, y menos, sus patriotas enviados a Madrid. No lo olvidemos, es ERC, gente confusa en sí misma. Imaginen pues su papelón al explicar a otros lo que ni ellos entienden. ¡Desconectamos!

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar