KPMG se sienta el lunes por primera vez con la banca acreedora de Abengoa

La consultora deberá proponer fórmulas para reflotar la compañía con 8.903 millones de deuda bruta consolidada

2 min
La empresa andaluza Abengoa solicitará preconcurso de acreedores.
Redacción
Domingo, 29.11.2015 12:56

KPMG se ha puesto manos a la obra para intentar reflotar Abengoa. La consultora, que se encargó en su día del concurso de Pescanova, ha sido la elegida por la banca acreedora para asesorarles en el proceso de reestructuración de la deuda que alcanza los 8.903 millones de euros brutos consolidados. El pasivo total es bastante superior: de 24.700 millones según los datos que el grupo andaluz remitió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El primer encuentro de las entidades y KPMG tendrá lugar este lunes. Los abogados encargados del proceso estarán presentes en el encuentro, al que proseguirá otro paralelo con los bonistas en los que no estarán presentes los acreedores.

Estudio de fórmulas

La consultora deberá tener de entrada una fotografía sobre el reparto del pasivo y la exposición de todos ellos para perfilar alguna fórmula que permita a la empresa eludir la quiebra. La declaración del preconcurso de acreedores da cuatro meses a los implicados para solventar la situación.

Abengoa está entre la espada y la pared. La banca considera que la situación es de extrema gravedad. La empresa dispone de una base industrial, pero la abultada deuda que arrastra le impide desarrollar su día a día en normalidad.

Penalización limitada a la banca

Por el momento, las entidades respiran tranquilas porque S&P certificó el viernes que la situación de la empresa de energía renovable no afectaba a los ratings de los acreedores. Recortará los beneficios previstos por las provisiones que deberán ejecutar, pero el impacto se limitará aquí.

La situación de los bonistas es distinta. La propia Abengoa les ha invitado a organizarse en un comité para coordinar su actuación.

 Las emisiones de la compañía andaluza ascienden a 4.437 millones y cuatro de ellas se nominan en dólares. Sus valores oscilan entre los 250 millones de euros y los 650 millones de dólares (613,6 millones de euros al cambio), al tiempo que los vencimientos van de 2016 para unos bonos al 8,5% a 2021 para otros al 6%.