La CUP vuelve a decir que 'no' a Mas

La mayoría de la formación apuesta por un candidato alternativo y, en el caso de que no sea posible, apuesta por convocar de nuevo elecciones en Cataluña

3 min
El presidente en funciones de la Generalitat y candidato de Junts pel Sí, Artur Mas.
Redacción
Domingo, 29.11.2015 19:00

No. Por tercera vez.

El futuro político de Artur Mas estaba en manos de los más de 1.200 asistentes en el Debate Nacional de la CUP en el complejo Congost de Manresa (Barcelona). Y todos ellos, en una asamblea de más de cinco horas que generó gran expectativa en Cataluña, decidieron por mayoría mantener su oposición a facilitar por ahora la investidura presidente en funciones y proseguir con las negociaciones con Junts pel Sí (JxSí).

Portazo a Mas total

En el caso contrario, el segundo escenario preferido por la mayoría de los miembros de la CUP es el de convocatoria de nuevas elecciones. El portazo a Mas es total. El apoyo al líder de CDC sólo obtuvo el visto bueno de 434 personas.

Superó, eso sí, las adhesiones casi residuales a la posición de esperar después de las elecciones generales del 20 de diciembre para tomar una decisión respecto al futuro Gobierno catalán. La CUP quiere acción.

Presión desde el primer momento

Las presiones a la cúpula fueron notorias desde el primer momento. La respuesta a quienes les acusan de romper la fuerza independentista en el Parlament, clara: “Junts pel Sí aún no ha movido la ficha que es necesaria”, manifestó la diputada Anna Gabriel.

Su compañero Benet Salelas incidía en que el nombre de Mas no era lo único que les echaba para atrás. Acusaba a la plataforma en la que confluyen CDC, ERC y las entidades ANC y Òmnium Cultural de “no querer cambiar nada que esté relacionado con privatizaciones, recortes y la venta de patrimonio público”.

Elecciones, un chantaje de JxSí

Consideran que es un chantaje que JxSí amenace con convocar nuevas elecciones en marzo si no apoyan a Mas. “La CUP nunca ha puesto las elecciones sobre la mesa, lo han hecho ellos. Si se acaban convocando es porque ellos no han movido la ficha que la gente les reclama”, incidía Gabriel.

El enfado de la asamblea de la formación antisistema quedó patente cuando los 1.200 asistentes, en directo por la televisión pública catalana, coreaban un mensaje a JxSí: “Alerta Convergència, se’ns acaba la paciència (Alerta Convergencia, se nos acaba la paciencia)”.

Negociación de “mínimos”

“Hay alguien que esta noche ya tiene deberes”, manifestó Gabriel. La CUP considera que aún hay margen para un pacto independentista. La diputada asegura que ellos han aparcado buena parte de las consideraciones de su programa electoral pero que no renunciarán por ninguna circunstancia a los “mínimos que se merece y reclama el país”, añadió.

“Se acabó el relato de que la CUP impone”, sentenció.

Baños no participó en los discursos

Salellas recordaba cuáles eran las condiciones que se señalaron tras las elecciones del 27S: “Ruptura, plan de choque, proceso constituyente y presidencia alternativa”. También se hizo referencia a la rebaja de la resolución independentista del Parlament. “¿Qué es esto de pararla porque está en el Tribunal Constitucional? ¿No dijimos que no le dábamos legitimidad?”, recordó Gabriel.

“Nunca fallaremos a la justicia social de nuestra gente. Independencia, proceso constituyente y ruptura democrática”, reivindicó visiblemente alterado el ex diputado y la cara más conocida de la CUP, David Fernández. Su sucesor como candidato a la presidencia de la Generalitat, Antonio Baños, no habló en la clausura de la asamblea. 

Comentar