La CUP y 'La Vanguardia' se lanzan al cuello de Mas

17 min

El candidato frustrado y presidente penitente está rodeado. La CUP reniega del líder convergente y La Vanguardia le pide un poco de dignidad. El proceso de bar en bar, en un reportaje del ABC

Pablo Planas
Viernes, 13.11.2015 08:46
ABC:Felipe VI: "La Constitución prevalecerá, que nadie lo dude"

El Mundo: Cataluña ingobernable

El País: El Rey interviene en la crisis: "La Constitución prevalecerá"

La Razón: Fitch degrada a Cataluña a bono basura por la desconexión soberanista

Ara: Desconcert sobiranista

El Punt Avui: Pròrroga

El Periódico: Al borde del precipicio

La Vanguardia: Mas hace concesiones que no convencen a la CUP

Cinco Días: La banca cobrará en la banda alta por usar el no cliente su terminal. Hasta 2 euros por el cajero

El Economista: Montoro intenta asfixiar las cuentas de la Autoridad Fiscal

Expansión: La deuda de Cataluña se hunde en el bono basura.

Llantos, quebrantos, lamentos, crujir de huesos, rechinar de dientes y caos. El partido Molotov es el árbitro, el dueño de la situación, los de la sartén por el mango. Hay dos tesis dominantes. Unos ven a Mas frito y otros creen que la sartén es el bate de beisbol de la revuelta juvenil en Mongolia, Vicenç Villatoro, que ha renovado por el CCCB dos añitos más, alerta en el Ara de los Carulla de que el proceso puede quedar hecho trizas en el Parlament sin que el Constitucional tenga que intervenir. ¡Qué espanto! Decepción, desolación y desconcierto. Tanto esfuerzo, tanta épica, tanto Borne y tanto mamagüevos para acabar rendidos a los pies de los descamisados. Bueno, aparte Baños, que un día va de gondolero y al siguiente se presenta disfrazado de escritor de posguerra, con chaleco y todo, el traje completo. Es la subcultura borroka y más vale no intentar entenderlo. Hay que aceptarlo. Debe ser un sentimiento. El caso es que se han puesto como Raimon, diguem no. El no sí que está de moda. Decir no es un arte y los de la CUP no son de este mundo.

Pilar Rahola está a un paso de tirar la toalla y enclaustrarse en Pedralbes o en el Faro del Cap de Creus. Forcades y Caram no salen de sus celdas. Desobedecemos, pero no sabemos a quién.Un lío de banderías. Así lo ve la musa del "Consell Assesor per a la Transició Nacional": "En Catalunya, muy al contrario, nos encanta mostrar nuestras diferencias justo en los momentos en que la historia nos pone a prueba, y nunca fallamos: siempre son más importantes las peleas internas y el chiringuito de cada cual que la enorme batalla que tenemos en la trinchera. Lo que ahora está ocurriendo es desconcertante para muchos, y sin embargo es muy viejo. Se repitió en los primeros intentos de articular opciones republicanas en la Renaixença, llevó al triunfo de Lerroux a principios del siglo XX, después de las peleas internas de la Solidaritat Catalana de Prat de la Riba, y no hace falta recordar los líos de ERC con la FAI y otros en 1934".

Y concluye: "Para rematar, empezó la guerra y en Catalunya se dedicaron algunos a hacer la revolución. Siempre divididos en castas puras, incapaces de tener sentido de Estado. Remato con el propio Lerroux: "La gran fórmula para fortalecer la España imperial es hacer que se peleen entre ellos, olviden quiénes somos el enemigo y renieguen de su catalanidad". Van ganando...".

¿Ganando? Esto es Cataluña y puede pasar cualquier cosa en cualquier momento. A lo mejor se refiere a la intervención de la línea editorial del periódico en el que escribe y en el que hasta hace una semana ejercía su derecho a decidir. Hoy, por ejemplo, la filípica vanguardina contra Mas acaba de este modo: "Los dos intentos de investidura de Artur Mas han fracasado, pues, esta semana. No puede asegurarse ahora que un tercero, si llegara a producirse, fracasaría también. Pero sí puede afirmarse, y así lo hacemos, que las concesiones que Junts pel Sí ha puesto en bandeja a la CUP nos han parecido disparatadas y, también, lesivas para la dignidad de las instituciones catalanas".

Disparatado, lesivo y causante de una dura carta de Màrius Carol, el director del medio, que se expresa con rotundidad: "Se puede perder todo menos la dignidad. No se pueden permitir las instituciones, ni tampoco sus representantes, extraviarla. La dignidad es tan noble que compensa las pérdidas que causa, según un aforismo argentino. A veces, el afán por conseguir lo inalcanzable conduce a ceder lo imposible. Pero este es el camino equivocado, la ruta a ninguna parte. En el ejercicio del poder, a menudo se olvida que la dignidad es el frontispicio del resto de los valores. (...) La dignidad no se recorta ni se negocia. Y mucho menos se reduce en el tiempo. Posiblemente, el problema es que el presidente de la Generalitat no tenía nada que negociar con los antisistema. Junts pel Sí y la CUP no tienen nada en común más allá de su afán secesionista, pero el soberanismo no es el Super Glue capaz de aunar voluntades condenadas a desentenderse por su diferente concepción de la vida y el mundo. Dignidad, divino tesoro ­sobre todo de la política­ que no puede subastarse ni ser puesto en almoneda. Ayer, el prestigioso Financial Times, que se ha mostrado favorable a una negociación en el contencioso catalán, se refería al camino emprendido como "el alocado sprint a la independencia" y pedía un paso atrás de Mas. Y recuperar la dignidad para este momento de la historia".

Menuda caña. Parece un discurso de Inés Arrimadas pronunciado por García Albiol. ¡Vivaspaña!, sí señor. Igual que Companys proclamó la república y soltó aquello de "para que ahora digáis que no soy independentista", Carol puede presumir de “unionista” hasta el tuétano..

En la CUP están que trinan con las filtraciones de Junts pel Sí, de modo y efecto que han dado publicidad total a su lista de la compra. En El País lo explica Ana González Liste: "La Candidatura d'Unitat Popular publicó este jueves, tras el debate de investidura, las exigencias mínimas que ha planteado en las negociaciones con Junts pel Sí. El texto contiene los tres ejes en los que se dividen las mesas de debate con el partido de Artur Mas: ruptura democrática, plan de choque y proceso constituyente. “Independencia, pobreza cero y basta de corrupción”, es el lema. En el documento reivindican el derecho de autodeterminación pacífica de “los Países catalanes”; detallan las 39 medidas sociales que consideran imprescindibles e inmediatas, como la aplicación de la ILP de emergencia habitacional y la Renta mínima de inserción; e instan al desarrollo de un proceso constituyente “de todos y para todos” hacia la república catalana. El partido independentista da un margen de 18 meses para acometer la república, que se inició con la declaración de inicio del proceso aprobada este lunes por el Parlament. El siguiente paso es establecer un “calendario de ruptura” y formar “mesas de diálogo”".¿Y lo de Mas? Chungo. Añade la periodista: "En esta base para negociar, la CUP ya especifica que la presidencia deberá “recaer en una opción de consenso, no ligada al ciclo anterior, que abra una nueva etapa no vinculada a los recortes, ni a los casos de corrupción ni a una gestión del proceso que a menudo ha primado los intereses de partido, confundiéndolos con los del país”. Además, en el documento se recopilan los distintos casos de corrupción que tiene abiertos Convergència".

Toma zasca. Va a ser que no. O no.

En La Razón se advierte de la participación en la melé del TSJC. Firma F. Velasco: "El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha incoado un nuevo procedimiento penal por el «desafío» independentista de algunos diputados del Parlament catalán. El pasado mes de octubre abrió diligencias por un delito de rebelión contra el todavía presidente de la Generalitat, Artur Mas, y ahora adopta la misma decisión respecto a la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, los dirigentes de Junts pel Sí Jordi Turull y Marta Rovira, así como contra el líder de la CUP, Antonio Baños, por los delitos de rebelión y sedición. También amplía la querella respecto a Mas, por su participación activa para «desmembrar a Cataluña del territorio del Estado español»".

Sigue: "En la resolución del TSJ catalán se designa al magistrado Francisco Valls Gombau como ponente de la causa, el cual, previsiblemente, solicitará con carácter previo a la Fiscalía si procede admitir o no a trámite la querella, interpuesta por el colectivo de funcionarios Manos Limpias. En esa querella, se alude al discurso que pronunció Forcadell tras ser elegida presidenta de la Cámara autonómica, en la que «arengaba a los diputados» a crear una República catalana. Este extremo, según los querellantes, no puede ampararse en el derecho a libertad de expresión, porque al realizar esas manifestaciones en sede parlamentaria constituye, en realidad, «una llamada a la desobediencia e incluso a la violencia de aquellos enemigos de la legalidad vigente». Por ello, considera que estos hechos pueden constituir un delito de rebelión y, alternativamente, de sedición".

Sólo falta el allanamiento de morada, pero la okupación ya no debe ser delito en la república suspendida. En el ABC destaca una pieza de Janot Guil, que se pasó la mañana de bares preguntando al paisanaje que qué lo del Parlament, la independencia y momentum. Escribe Guil: "España es el país con más bares por habitante de la Unión Europea: hay uno por cada 169 ciudadanos. Son lugares a los que «íbamos para todo lo que necesitábamos», pero «sobre todo cuando queríamos que nos encontraran», explica J. R. Moehringer en su último libro. Los bares se convierten a menudo en improvisadas ágoras, parlamentos; donde se renueva a Cristiano Ronaldo y Messi, o se critica el fichaje de Rajoy y de Mas, que todo se mezcla entre carajillos. El Parlamento catalán vivía en la mañana de ayer una jornada histórica, la segunda votación del debate de investidura que debía proclamar a Artur Mas como presidente, CUP mediante, para liderar la ruptura con España".

Continúa: "Sin embargo, en los parlamentos/bares aledaños a la Cámara catalana el ciudadano de a pie transitaba entre la indiferencia y el hartazgo hacia el «procés». Por no hablar de los turistas que paseaban por el Parque de la Ciudadela, recinto que acoge el Parlamento autonómico... y el zoo. A poco de la Ciudadela, detrás del Palacio de Justicia está el bar Palacio del Louvre, regentado por Ai Linglin, china. En el televisor, Mariló Montero conecta con la Cámara catalana e inquiere a sus contertulios. En el Louvre sólo hay una mesa ocupada, un hombre pegado a su móvil, ajeno a la pantalla. «¡No hay mucho ambiente para el debate!». Pero Linglin sólo habla chino. Tomaré sólo una foto, gracias".

Más: "Unos metros más allá, en la misma calle, Roger de Flor, Pablo es el dueño del bar Ítaca. Inevitable hablar del tema. «Yo no quiero opinar. Aquí entra uno de ERC y te suelta una perorata dando por hecho que eres de ERC. Luego entra uno del PSC y hace lo mismo. Yo lo que quiero es que haya trabajo para todos». Entre su clientela se cuentan muchos magistrados y, entre ellos, el juez Santiago Vidal, suspendido de sus funciones por redactar una constitución para una Cataluña independiente y ahora candidato de ERC al Senado para el 20-D. «Tiene un hijo que es mosso d’esquadra», apunta un compañero de barra. La independencia puede llegar al extremo de ver a un hijo arrestando a su progenitor por sedición. En la terraza del Ítaca hay tres mujeres. «Son secretarias judiciales», me dicen. Ante el periodista, no obstante, eluden responder sobre cuál es su profesión. «Todos los políticos son responsables de lo que está pasando. No piensan en el bien común, en los recortes», se lamenta Pilar. Su colega Mercè se abona al discurso y menciona la corrupción. «A España y a Cataluña no las quiere ninguno de ellos. Todos van a ver qué se pueden llevar». «Aquí no está contento nadie», retoma Pilar, mientras la tercera contertuliana se resume en silencio. «Es que te dicen que esto del independentismo es un sentimiento y, bueno... claro..., así poco se puede hablar», zanja Pilar".

Es sólo un extracto del reportaje. Periodismo de barra dura, oreja alerta y suela gastada, old school.

En la parte opinática y crítica, Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, describe la panorámica nacional del evento catalán: "Desde Fernando VII, nunca a un español le ha resultado tan barato llegar y quedarse en el poder como a Rajoy. Ayer, el golpista Artur Mas, derrotado de nuevo en el parlamento regional tras arrastrarse por el fango de la cobardía, reptar en el légamo de la vileza y hozar en el guano de la ignominia, le entregó en bandeja al PP la victoria del 20D. Como al Rey Felón, a Mariano le ha bastado una intervención exterior para aventar los obstáculos que se interponen entre las obligaciones de su cargo y la devoción por sí mismo de todos los déspotas. Y sin necesidad de los Cien Mil Hijos de San Luis. Han bastado los ocho diputados antisistema de las CUP para demostrar que el separatismo del 3% no cuela ni como oferta en el bazar más cutre de Todo a 100".

Sigue: "Sólo ha surgido un obstáculo entre Rajoy y los escaños necesarios para seguir sesteando en el poder: la revelación de Inés Arrimadas como jefa de la oposición a Mas y brillantísima representación de la Cataluña legal y española. Pero hasta el problema de que la voz cantante contra la banda de Junts pel Sí, agavillada por el Conde de Godó (futuro vizconde de Dencás) no la lleve el PP sino el partido de Rivera -reconvertido en Club de fans de Doña Inés- se lo ha aparcado la Banda Trapera del Cuponazo, difiriendo por unas semanas, verosímilmente hasta después del 20D, el arqueo de los méritos en la oposición al nacionalismo, que desde hace diez años sólo hace Ciudadanos".

Del Club de fans de Doña Inés nos vamos a El País, que recoge una tribuna de Francesc Esteva y Francesc Trillas, que son académicos del CSIC y de la UAB, respectivamente, y miembros de Federalistes d'Esquerres. Es un artículo largo del que destaca la propuesta de un pacto entre PSC y Catalunya Sí que es pot: "Ahora, pese al momento de tensión que vivimos, necesitaríamos recobrar cierto sentido de cohesión y negociar una salida a la situación de impasse en que nos encontramos. Y les corresponderá a las izquierdas liderar este proceso (invitando a otros) para encontrar soluciones. Apuntamos una idea: y si los socialistas y los del conglomerado de Catalunya sí que es Pot se pusieran de acuerdo en unos contenidos mínimos (reconocimiento de la singularidad nacional catalana sin que ello implique privilegios; mayor claridad y simplificación competencial, basada en criterios de rendición de cuentas y subsidiariedad; oficialidad y promoción del catalán en las instituciones del Estado y de la Unión Europea; acuerdo de financiación e inversiones fijando criterios claros y transparentes; senado federal y quizás algún otro aspecto como la dispersión de las sedes de capitalidad) a negociar con el Estado, en el marco de una profunda reforma federal de nuestras estructuras, en la perspectiva de una Europa también más federal y democrática, con mucha flexibilidad por debajo pero sin rupturas traumáticas. Ello significaría formar en la práctica un grupo de 27 diputados en el Parlament de Catalunya que obligaría a todos los demás a definirse al respecto. Quizás el 21 de diciembre será la solución más clara, siempre que aceptemos que la retórica sobre el sujeto político y la soberanía nacional está vacía de contenido en la Europa del siglo XXI. La alternativa no es la mítica “desconexión” (que choca con la realidad), sino la parálisis; y no la división coyuntural, sino la fractura irreversible de la sociedad catalana".

Cataluña y el proceso. Superada la pantalla del día de la marmota, pasamos a la de Freddy Krugger en el sótano. Pesadilla total y holocausto caníbal entre independentistas de corbata e independentistas syrizos. El empresariado, la banca, la bolsa y los círculos Ecuestre, de Economía, del Liceo y de la Bernarda están aterrorizados. Se insiste en que puede haber un pacto en tres semanas, una vez la CUP celebre su asamblea general del 29 de noviembre. Es lo que hay. Y el Rey Felipe VI, en estado de alerta. "Prevalecerá la Constitución", ha dicho.

13 de noviembre, Diego de Alcalá, Calixto Caravario, Abón de Fleury, Bricio de Tours, Dalmacio de Rodez y Himerio de Susingen.

Comentar