La Generalitat incrementa un 25% las subvenciones para promover el independentismo en el extranjero

Premio para las "comunidades catalanas en el exterior" que Mas quiere convertir en "embajadores" internacionales del proyecto de "construcción nacional" de Cataluña

2 min
Mas, durante una rueda de prensa en Nueva York, rodeado de medios de la Generalitat
Redacción
Lunes, 23.11.2015 20:37

La Generalitat ha incrementado un 25% el presupuesto destinado a las "comunidades catalanas del exterior" de cara al próximo año, pasando de los 800.000 euros destinados en 2015 a esta partida, a un millón de euros en 2016.

Así lo recoge este lunes el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), mediante una resolución de la Secretaría de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea del Departamento de la Presidencia.

Se da la circunstancia de que este aumento del gasto coincide con un momento de máxima tensión financiera de la Generalitat, que arrastra deudas multimillonarias vencidas y no pagadas a sus proveedores.

Casas regionales y casales

Las comunidades catalanas del exterior son casas regionales, casales, agrupaciones académicas o, simplemente, grupos de catalanes que se encuentran en el extranjero o en el resto de España y que la Generalitat reconoce oficialmente como tales.

Esta condición les permite recibir diversas ayudas --principalmente económicas-- por parte del Govern a cambio de fomentar la cultura y la lengua catalanas en esos países. Son entidades de carácter privado y, actualmente, la Generalidad reconoce a alrededor de 140 repartidas por todo el mundo (desde Japón hasta EEUU, pasando por Australia, Canadá, China, Islandia, Marruecos y los países iberoamericanos).

Activistas independentistas a nivel internacional

En los últimos años, buena parte de estas comunidades catalanas en el exterior han mostrado públicamente su apoyo inequívoco al proyecto independentista promovido por Artur Mas, presentando y difundiendo manifiestos independentistas.

El pasado mes de abril, el Govern aprobó el Proyecto de Ley de la Comunidad Catalana en el Exterior que, entre otras cosas, pretendía convertir a estas entidades en "embajadores" internacionales del proyecto de "construcción nacional" de Cataluña.

Comentar