La lucha contra el cambio climático, pendiente de la cumbre de París

El comisario de Energía y Acción por el Clima, Arias Cañete, prevé un gran acuerdo que impulse las energías renovables

4 min
Miguel Arias Cañete, comisario de Energía y Acción por el Clima de la UE
Eladio del Prado
Lunes, 23.11.2015 17:03

Todas las miradas están puestas en París. No por los muertos, ni por el terrorismo. Por la cumbre que tendrá lugar en la capital gala sobre el cambio climático. El comisario español Miquel Arias Cañete ha explicado los puntos a tratar en dicha reunión. Ha alertado del futuro del planeta Tierra si no se controlan las emisiones a la atmósfera.

El cambio climático es una realidad y "hay que controlar el calentamiento porque la temperatura puede subir 4ºC antes de que termine el siglo". Y a eso van a París, a controlar la temperatura y a explicar a los ciudadanos del mundo que "o controlamos las emisiones o nos cargamos el planeta", ha dicho el comisario de Energía y Acción por el Clima.

Arias Cañete cree posible el acuerdo

París tiene un reto. Se busca el acuerdo mundial. De todos los países participantes. Porque hay que parar el calentamiento mundial. Hay que llegar a acuerdos y cumplirlos. Por todos. Los grandes, como EEUU y China, y los pequeños. Se busca un compromiso de largo alcance donde en el año 2050 se consiga reducir el 50% respecto al año 1990, de las emisiones industriales a la atmósfera. Y a la vez se revise el cumplimiento de dichos acuerdos cada cinco años, según el deseo del comisario.

Cree que es posible conseguirlo porque "ha cambiado la dinámica" de los gobiernos y de los ciudadanos y todos saben que las actuales medidas "no son suficientes" porque se está incrementando la temperatura del planeta unos 3ºC.

Cada vez más países comprometidos

El optimismo de Arias Cañete se basa en que en la reunión de Kioto había 38 países y en la próxima reunión de París serán más de 170 los países los implicados y comprometidos. Comprometidos a potenciar la política de incrementar las energías renovables. Para ello se invierten este año 130.000 millones de euros y se busca que el mercado de la energía sea flexible y los excesos o sobrantes energéticos renovables se puedan vender a otros países con déficit de los mismos.

Claro que para España esto es un problema añadido porque el objetivo de la Comisión Europea es que el 20% del consumo debe ser de energías renovables. Y los datos dicen que sólo el 15,8% del consumo a finales de 2013 es de energías renovables, según publica Eurostat. Este año se podría llegar al 16%. Este año se podría llegar al 16%. Se necesitan fuertes inversiones para alcanzar la cuota del 20% lo que provocaría un incremento del recibo de la luz del 10% o más.

Las renovables como objetivo

El Gobierno que salga de las elecciones del 20D se enfrentará a un difícil dilema. O carga los sobrecostes en el recibo de la luz o saca la financiación de las renovables de la tarifa eléctrica. Siempre que España quiera cumplir el objetivo del 20% para 2020. Es impacto sería beneficioso sobre el medio ambiente y se evitarían las sanciones para los países incumplidores.

El Gobierno prevé, en su Plan de Energías Renovables (PER), conseguir ese objetivo con las combinaciones de eólicas, hidráulicas y fotovoltaicas. Se lograría la meta con 35.000 megavatios de eólica, 22.672 mw de hidráulica y 7.250 mw de fotovoltaica. Pero la realidad dice que no se conseguirá ninguna de las tres previsiones. Lo dice Red Eléctrica Española (REE), cuyo presidente José Folgado estaba en la conferencia y debía estar muy de acuerdo, por la cara que ponía, con las apreciaciones del comisario Arias Cañete.

Difícil lo tiene España para cumplir a pesar de que la UE ayudará a la comunicación con Europa financiando dos líneas a través de los Pirineos antes de 2020. La otra opción es rezar para que llueva. O llueve más o las inversiones serán imprescindibles y la subida del recibo eléctrico inaplazable.

Comentar