La policía sigue una pista en el sur de Bélgica

Una parte del comando podría residir en el país vecino, desde donde se podría haber diseñado la operación

2 min
El fiscal de París, François Moulins, da detalles sobre el balance de víctimas y sobre las investigaciones policiales.
Redacción
Sábado, 14.11.2015 22:00

Las autoridades francesas sospechan que una parte de los terroristas que participaron el viernes en la matanza de París se encuentran en Bélgica.

Las pistas indican que alguno de los terroristas habría cruzado la frontera a bordo de un automóvil localizado en París y en cuyo interior se ha encontrado un ticket de aparcamiento de la localidad belga de Molenbeek-Saint-Jean, cercana a Bruselas. Allí se habrían producido tres detenciones, según el fiscal de París.

Uno de los detenidos habría estado en la capital franesa el viernes por la tarde, según ha informado Charles Michel, el primer minisro belga. La policía también ha hablado de que parte del operativo terrorista habría vuelto a ruzar la frontera franco-belga en dirección norte en la mañana delsábado. 

Maniobra de despiste

El vídeo de Estado Islámico en el que cita el número de terroristas --ocho, que son los fallecidos-- podría ser, en este sentido, un intento de confundir a la policía.

Se ha sabido también que las autoridades alemanas detuvieron en Baviera el día 5 a un hombre de 51 años en posesión de varias armas y explosivos que podría estar relacionado con los atentados del viernes.

Proveedor de armas

"Sospechamos que se trata de un individuo encargado de proporcionar armas a terroristas. Según los datos del teléfono móvil del detenido y de su sistema de navegación que fue incautado, contamos con importantes indicios de que este hombre quería viajar a Francia", ha declarado el ministro del Interior de Baviera, Joachim Hermann.

La policía habría identificado plenamente a uno de los terroristas que atentaron en Bataclan: un ciudadano francés de 30 años residente en las afueras de París con nueve antecedentes penales por delitos comunes, que desde 2010 se radicalizó desde el punto de vista religioso, según los informes policiales.