Las comisiones, el principal hándicap de las hipotecas a tipo fijo

Los gastos de apertura, amortización parcial, cancelación y subrogación suelen ser menores en las hipotecas a tipo variable

3 min
Viviendas en construcción
Olivia Feldman (Helpmycash)
Domingo, 8.11.2015 19:07

La posibilidad de encontrar hipotecas con un tipo de interés fijo por debajo del 3% ha convertido esta alternativa en una opción muy tentadora.

Sin embargo, antes de tomar esta decisión debemos tener en cuenta que las comisiones pueden dejarnos sin margen de negociación con el banco.

Más comisiones y más caras

Las hipotecas a tipo fijo suelen incluir más comisiones y con un coste superior que las hipotecas variables. Una de las comisiones que incluyen la mayoría de préstamos a tipo fijo es la comisión de apertura, que rara vez es inferior al 1%, lo que supondría tener que pagar 1.000 euros por cada 100.000, simplemente por abrir el préstamo.

En cambio, es más fácil encontrar en el mercado hipotecas a tipo variable sin esta comisión y las opciones que la incluyen oscilan entre el 0% y el 1%.

Amortización y subrogación

También es habitual que las hipotecas fijas incluyan comisión por amortización parcial o total, que en ambos casos es por Ley del 0,50% durante los primeros cinco años y del 0,25% después.

Otra comisión, que algunos préstamos hipotecarios a tipo fijo suelen incluir, es la comisión de subrogación de hipoteca que también está regulada por ley y no puede ser superior al 0,50% durante los cinco primeros años y del 0,25% a partir del sexto año. Esta comisión tendremos que abonarla si cambiamos nuestra hipoteca de banco.

Comisión por riesgo de tipo de interés

Además de estas comisiones, que también podemos encontrarlas en las opciones a tipo variable, todas las hipotecas incluyen una comisión que encarece: la comisión por riesgo de tipo de interés.

La comisión por riesgo de tipo de interés es un arancel que incluyen las hipotecas a tipo fijo y que se aplica si amortizamos, subrogamos o cancelamos anticipadamente el préstamo hipotecario. Esta comisión oscila entre el 0,5% y el 5% del capital pendiente.

Por ejemplo, si queremos cancelar la hipoteca porque nos mudamos de ciudad y tenemos una hipoteca con un capital pendiente de 100.000 euros, una comisión de cancelación del 0,5% y una comisión de riesgo por tipo de interés del 5%, tendremos que abonar al banco 5.500 euros, ya que la comisión de riesgo es acumulativa a las otras comisiones.

Por tanto, a la hora de contratar una hipoteca a tipo fijo, antes de pensar en el interés tenemos que estar seguros de conocer esta comisión, ya que al encarecer nuestras opciones de amortizar o subrogar, también limitan nuestra capacidad de negociación con el banco. Una negociación que podría plantearse, por ejemplo, si la entidad decide subirnos el precio de los seguros asociados al préstamo.