Los 'acertados' diagnósticos de Xavier Trias

Las ‘malditas’ bibliotecas, una pesadilla para los políticos

5 min
Portada y contraportada del libro de Xavier Trias.
Sergio Fidalgo
Sábado, 7.11.2015 10:30

Xavier Trias presume de médico. Y en un libro (‘Barcelona vista por un médico’. Columna) de grata lectura (lo de grata es por el tamaño estratosférico de la letra, gracias a la cual el volumen se acaba en un santiamén) se dedicó a hacer “diagnósticos” sobre la situación política de la ciudad y de nuestra todavía Comunidad Autónoma. Con un tono entre amable, paternal y ‘enrollado’ a lo largo de 213 páginas ofrecía su sabiduría al servicio de la ciudad.

Era febrero de 2010 y quince meses después consiguió llegar a la alcaldía de Barcelona. Jordi Cabré le ayudó a ordenar sus ideas, y la verdad es que consiguió que la lectura fuera menos árida de lo habitual en el subgénero ‘Libros de políticos que intentan vender su moto’. Analizando algunos de sus “diagnósticos” se comprende mejor que los ciudadanos le negaran la reelección y prefirieran a una activista mediática como primera regidora de la ciudad al honorable y sabio doctor en pediatría.

El ‘diagnóstico Pujol’

Xavier Trias fue de los primeros de renegar del ex presidente Pujol tras la confesión pública de sus pecadillos. Era el Alcalde de Barcelona, y mejor poner tierra de por medio. Pero para haber sido un habitual de los gobiernos del ex Honorable y a pesar de haber compartido durante muchos años un buen número de actos políticos, su ceguera era considerable: “Jordi Pujol, al que llamo el ‘presi’, es un personaje tan excepcional que nunca sabremos valorar la suerte que hemos tenido que nos haya gobernado como lo hizo”. ¿Cómo lo hizo? ¿Al estilo defraudador? ¿Chicago años 30? ¿Sicilia ‘corneolesca’?

“Porque él no solo ha gobernado, él ha construido un país diría que a veces casi de forma artesanal. El presidente tenía una idea de país, o como mínimo del alma del país, cuando yo estaba lejos de la política. En aquellos momentos ya era un mito. Después ha sido alguien que me ha enseñado mucho (Pregunta mía: ¿El qué?) y me ha ayudado mucho (¿A qué?), y con quien tengo cierta complicidad porque los dos somos médicos”.  ¿Complicidad? Término interesante…

“Él vio un enfermo que era Cataluña, y le dio una buena dosis de confianza en sí misma. Le dio el tratamiento necesario. La levantó”. Hemos descubierto como la “levantó” gracias a la UDEF. Ahora viene la clave de su desastre electoral en el 2015: “Queda claro que ahora que me dispongo a hacer un diagnóstico de Barcelona, su referente es constante en mi día a día”. Si Pujol era su “referente” para gobernar, lógico es que Ada Colau le ganara.

El ‘pitoniso’ Trias

Seguimos con sus diagnósticos acertados. Xavier Trias presume  en otro pasaje del libro de que “cuando yo era consejero de la Presidencia decidí nombrar a Oriol Pujol como director general: la decisión recibió críticas, pero no me equivoqué. Demostró ser un muy buen gestor público”. Más que bueno, superior. Los hechos le han dado la razón. Lástima que no le diera también su primera oportunidad en la administración pública al resto de los hermanos Pujol. Igual nos habría salido más barato.

Otro de sus diagnósticos es su auto atribuido ‘sentido común’: “Sí, algunos me dicen que me parezco un poco a Cruyff o a Guardiola, por las cosas que digo y la manera que tengo de decirlas. Una cosa muy relacionada  con el sentido común, que no es cierto que sea el menos común de los sentidos”. Xavier Trias semejante a Johan Cruyff o a Pep Guardiola. Menos mal que no se ha comparado con ‘Tarzán’ Migueli o Diego Armando Maradona…

Un diccionario humorístico

Las últimas páginas del libro están dedicadas al “Glosario Trias”. Que incluyen definiciones que rozan el delirio. O el alucine: “Alucinante: Alucinante puede ser el gasto en publicidad que hace hoy el Gobierno municipal, pero también lo puede ser un gol de Messi. Son cosas de otro mundo”. Claro, Convergència no ha malgastado jamás un céntimo en estos menesteres, ni en untar a medios de comunicación.

Para finalizar, lo que es CDC para este médico metido a Alcalde, y actualmente a regidor de la oposición a la búsqueda de un destino mejor: “Convergència: Lo asocio más a los valores de los inicios del partido, a sus raíces, al sueño de los años setenta, la socialdemocracia, el modelo sueco, las ganas de construir el país desde la política. Pero también lo asocio a futuro, a libertad y a espíritu constructivo. Sumar y no restar”.

Claro, la candidata que apoyaron para la presidencia del Parlament ha “sumado” a todos los catalanes. Y CDC “construye país”. Para media Cataluña, claro. La otra media ya sabe lo que tiene que hacer. ¿Qué Trias es más “moderado”? De momento sigue militando en la fuerza que está negociando con la CUP y que ha presentado una moción que se salta toda la legalidad habida y por haber.

Comentar