Los convergentes se declaran bisexuales y el futuro de Mas

6 min

El terrorismo y el cambio de nombre de Convergencia copan las portadas. En La Vanguardia se descubren las cartas de la CUP. Ya hay un sector partidario de tragar con el president

Pablo Planas
Martes, 24.11.2015 08:49
ABC:Bruselas no sabe cómo volver a la normalidad

El Mundo: Antiterrorismo ficha a "hackers" del Este contra el yihadismo

El País: El Gobierno descarta ofrecer ayuda a Francia antes de las elecciones

La Razón: Bélgica pide interrogar al yihadista que Estado Islámico envió a España para planear el 13-N

Ara: Ultimàtum de Montoro

El Periódico: Francia suma apoyos contra el Estado Islámico

El Punt Avui: CDC beneeix el nou partit i enterrarà les sigles el 2016

La Vanguardia: CDC anuncia su disolución para enterrar el pujolismo

La sombra del terrorismo planea sobre la indefensa Europa. El marco electoral eleva el riesgo en España. Mariano Rajoy contempla la agitación y se cubre las espaldas con el pacto antiterrorista. Si el jueves pasado estaba dispuesto a enviar más soldados españoles a África, el impulso inicial ha dado paso a la rectificación acelerada. Mali está demasiado lejos. Según El País y con la firma de Miguel González y Javier Casqueiro, hasta después de las elecciones no habrá movimientos. El presidente no quiere una foto de las Azores, y menos en su primera legislatura. Aspira a repetir y aparecer junto a Cameron y Hollande pasando revista a las tropas no es un cartel electoral, al menos aquí, sino un deja vú inquietante.

En el sistema solar catalán, se apaga la estrella de Convergencia, una marca tóxica, unas siglas radioactivas. No diga corrupción, diga CDC. Los Pujol, el Palau, el 3%, el tesorero en libertad provisional, las sedes embargadas, decenas de imputados y casos abiertos... Una ganga. Parece el entierro de la sardina. Rull y Turull se muestran aliviados, como si se hubieran quitado un muerto de encima, que es exactamente lo que pretenden. La disolución de la sociedad no exime a sus miembros de responsabilidades penales.

Están tan contentos en el Titanic que se van a hacer bisexuales, así por la cara. ¿Que no? Montse Español en su nota sobre CDC en La Razón alude al punto liberal del futuro partido: "A los seguidores de la serie «Borgen», que narra los entresijos del Parlamento danés, les será más sencillo entender qué es lo que quiere hacer Artur Mas con Convergència. Quiere hacer como Birgitte Nyborg, el personaje de ficción que interpreta el papel de primera ministra danesa, enterrar el partido moderado –en este caso, el partido que Jordi Pujol fundó hace 41 años y que durante 28 gobernó en Cataluña–, para fundar otro partido, también moderado, pero con ADN independentista y un poco más escorado a la izquierda. Lo que el número dos al Congreso por Barcelona, Carles Campuzano, llamó ayer «partido bisexual», un término que inventó el profesor de Ciencias Políticas, Víctor Lapuente, para referirse a una política que combina el liberalismo económico y la justicia social, frente a los «reaccionarios de derechas y de izquierdas»".

Mas persiste en lo de querer ser presidente, pero el sector "intransigente", según el adjetivo de La Vanguardia, no traga con la vaina. Àlex Tort informa de que "Poble Lliure" está a favor pero "Endavant", no. Falta saber qué dicen los delegados de "Estau Aragonés".

Para esta mañana, a las doce y media, está prevista una comparecencia del president, que pondrá a caldo al Gobierno y a Montoro por ponerle peros en lo del reparto de los dineros. La Generalitat está intervenida, claman los nacionalistas. Sí, exacto. Intervenida y en quiebra, que es lo que no dicen.

De vuelta a la extinción de CDC y el surgimiento del partido del futuro, el triple salto mortal con tirabuzón implica, según María Jesús Cañizares, el sacrificio de Mas: "La refundación de Convergència, prevista para 2016, implica la búsqueda de un nuevo líder. Artur Mas lo sabe y, a la espera de lo que ocurra con su tortuoso proceso de investidura –que depende de la CUP–, ya ha comenzado a plegar velas. Para soltar lastre de la corrupción, de los recortes sociales y de la huida hacia adelante que supone el proceso independentista no basta con un simple cambio de siglas. CDC, fundada en 1974, asiste a la crónica de una sucesión anunciada por el propio Artur Mas, quien no tiene intención de presentarse en unas nuevas elecciones autonómicas".

Continúa Cañizares: "Lo dijo en 2012, en el inicio de un declive electoral que los convergentes han intentado diluir en listas transversales. Lo volvió a asegurar en días previos a los adelantados comicios del 27-S, donde ya no fue cabeza de lista. Ahora busca una salida digna que no puede ir más allá de una presidencia honorífica. Tanto en la Generalitat como en ese nuevo partido, cuyo embrión se llama Democràcia i Llibertat. Este es el nombre elegido para acudir a las elecciones generales del 20-D. Tras el fallido intento de sucesión protagonizado por Oriol Pujol, implicado en el fraude de las ITV, las riendas del partido quedaron en manos de Josep Rull y Jordi Turull. El futuro dirá cómo evoluciona esa bicefalia, pero lo cierto es que ambos están muy bien situados para suceder a Mas".

Rull y Turull, los bisexuales. ¿A dónde iremos a parar?

Según El Periódico, como suba la marea nos quedamos sin playa y sin aeropuerto. Es la última recreación de los climatólogos del fin del mundo. En El Punt Avui resulta que Colau no tiene claro eso de abrir un paseo entre Marina y Cerdeña a la altura de Mallorca y hasta Aragón. Es la Sagrada Familia, cuya fachada principal debería estar abierta a un paseo de sesenta metros de ancho, según los planes originales. Ha dicho Colau que cuidado con eso que lo tiene que mirar primero.

24 de noviembre, santoral: Flora y María de Córdoba, Agustín Schoeffler, Alberto de Lovaina, Alejandro mártir y Andrés Dung Lac y compañeros.

Comentar