Los líos del Rey emérito, las novias del Papa y un cura riojano

6 min

El Hola adelanta su edición con las fotos exclusivas de la boda de Eva González y Cayetano Rivera, pero el tuétano de la vida está en el agitado retiro de Juan Carlos y en los secretos del Vaticano

Pablo Planas
Domingo, 8.11.2015 11:16

El Rey emérito ha sido el trasero donde han aterrizado muchas de las patadas de la semana. Don Juan Carlos no puede escapar al sino trágico de los Borbones. Los tiempos cambian y su 14 de abril del 31 fue un 2 de junio de 2014. El sistema de la Transición boquea y el viejo Rey facilitó el desatranque de unas tuberías colapsadas, las de su propio crédito político.

La cacería en Botswana, el trompazo en las escaleras y sus problemas de movilidad mostraron a un monarca cascado y superado, refugiado en los brazos de Corinna, una princesa de pega, y en un ático duplex a pie de pistas en Suiza, una horterada cuyas paredes estaban recubiertas por algunos de los trofeos de caza de don Juan Carlos. Lo contaba en el periódico de Pedro J., El Español, la periodista Ana Romero.

El secreto desvelado del nido del cuco sería la primera entrega de la nueva vida del Rey en el exilio interior. El lunes veíamos la casa y el martes conocíamos que Corinna ya tiene sustituta en el corazón cansado de Juan Carlos, una presentadora de televisión estadounidense que vendría a probar que nadie escapa al riesgo de romperse los dientes con la misma piedra, o parecida.

El Rey Felipe VI ha restaurado la confianza de los españoles en la institución monárquica. Cuestión de imagen. Aunque el discurso sea el mismo, el aspecto es el texto y el contexto y no es igual un rey renqueante y encorvado que un hombre de aspecto saludable, gran altura y sin muescas en la credibilidad. Aún así, persisten los riesgos en torno al trono. Demasiadas filtraciones sobre el intento de la Reina por tener una vida privada que merezca tal nombre. Los reyes que reinan tienen de todo menos intimidad. Y la echan en falta, tarde o temprano. Esa es una parte del precio del pacto con el pueblo cuando el pueblo es soberano y juzga a las infantas con más fiereza que a los Pujolone.

Los annus horribilis se encadenan. El viejo mundo se desmorona. Los reyes se desmelenan o, más propiamente, se descoronan y las brasas del Infierno chamuscan los cimientos del Vaticano. ¿Qué nos queda de los viejos poderes? ¿El Ejército? Tampoco. El ex general Julio Rodríguez, jefe operativo de la milicia durante la retirada de Irak, la intervención en Libia o la ofensiva en Afganistán, se presenta por Podemos. En los tiempos de la Transición se le conocía por Julio 'el Rojo'. Todo esto es muy raro. Su segunda esposa, con la que tiene una hija de 14 años, es al parecer la causante del fichaje del aviador por el partido de Iglesias. Asaltan las capillas y arrasan en los cuartos de banderas. Rodríguez es la versión actualizada de Macià. Podemos cree en el Ejército. Miedo y lo siguiente.

La conclusión es que casi nadie cumple con su deber. El asunto Vaticano consiste en que Lucio Ángel Vallejo, un curilla de Villamediana de Iregua, provincia de Logroño, ha sido detenido por la Guardia Suiza y pasa las horas en un calabozo de la Santa Sede por revelación de secretos, pero no de confesión sino económicos. Sus pases negros de información al periodista Gianluigi Nuzzi han dado a imprenta el libro 'Via Crucis'. Es el mismo autor de 'Su Santidad', que le costó el cargo y el arresto al mayordomo de Benedicto XVI. Los contenidos de ambos textos demuestran la opacidad de las cuentas del Vaticano, los excesos, el lujo, avaricia y engreimiento que acompañan a muchos de los religiosos que pululan por la Ciudad Santa en torno a los asuntos del alma, que está a la altura del bolsillo de la cartera.

Los buitres sobrevolaban la figura de Benedicto XVI, el último inquisidor y es ahí cuando se dio a conocer Francesca Inmaculata Chaouki, una 'relaciones públicas' que extendió la versión de que el Papa emérito padecía una enfermedad incurable. Entre tanto, el sacerdote riojano, que había sido el ecónomo de la diócesis de Astorga, era llamado al Vaticano para poner orden en las cuentas de la banca y dar cuenta de ello. Ha resultado ser un desastre, pero a Francisco I no le tiembla el pulso, de momento. Pretende una Iglesia ejemplar, pero para eso necesita primero que algunos sacerdotes se lo crean y renuncien a una vida de opulencia como la de 'La gran belleza'. Vallejo daba la comunión en vasos de plástico. Cualquier recipiente sirve de cáliz. Lo jodido siendo cura es que lo hacía en el ático de lujo del cardenal Tarsizio Bertone, que sonó para Papa, mientras se servían copas y canapés. Charamsa, el sacerdote que apoya el proceso y salió del armario, también estaba hasta que le pudo la conciencia, la indolencia, la dolce vita o lo que fuere.

El Papa también es carne de revista del corazón. ¿Que no? En Francia le llaman el Papa de los no católicos y están tan contentos con él que ha generado la aparición de una revista del cuore que se dedica a explorar los gustos de Bergoglio. Pero eso no es todo. Una publicación española llamada 'Dime', dedicada a la carne picada del famoseo, lo lleva a portada con titulares como "Te descubrimos su vida privada" y "¿Sabías que tuvo tres novias, trabajó en un club nocturno, baila tango...? Sí, y que es de Rosario Central, vive en Santa Marta (como para meterse en las estancias papales de la Santa Sede) y han tumbado sus propuestas aperturistas en el Sínodo de la Familia. Pero no debería tener ni vida privada y mucho menos un pasado.

Después de esto, que se han casado Eva González y Cayetano Rivera, el torero de la dinastía Paquirri. Que Sara Carbonero e Íker Casillas van a tener un segundo vástago. A cuenta del matrimonio entre la presentadora de televisión y el diestro Hola avanza su edición y revela todos los detalles del enlace. Ella luce guapísima. Él la atrae hacia sí con la derecha mientras tiene la mano izquierda en el bolsillo. Muy propio.