Madrid rememora a las mujeres presas durante la dictadura franquista

Una exposición muestra la vida diaria de la mayor prisión femenina que ha existido en España, Las Ventas, donde figuras de nuestra historia reciente como La Pasionaria estuvieron encarceladas

3 min
La exposición se basa en el relato de ex reclusas durante la represión franquista.
Laura Fàbregas
Martes, 3.11.2015 10:05
Este lunes se ha inaugurado en el barrio de Salamanca de Madrid la exposición Ventas: Historia de una prisión de mujeres (1933-1969), en el que se recupera, a través de una extensa colección de fotografías, las condiciones de vida que tenían las mujeres en la prisión femenina más poblada de la historia de España.

Esta exposición, que se podrá visitar hasta el 14 de noviembre, se enmarca dentro del proceso de recuperación de la memoria histórica en el que el Ayuntamiento de la capital se ha involucrado y que, en el caso en particular, abarca la memoria de las mujeres presas en la antigua cárcel de Ventas. 

La mayoría del público que ocupaba la sala del Centro Cultural Fuente del Berro eran mujeres. La mayoría de ellas de suficiente edad como para haber vivido -y sufrido- en su propia piel la dictadura. La inauguración en sí fue algo discreta, pero todos los presentes mostraban mucho interés por conocer la historia de una cárcel ya desaparecida y solo recuperada por la memoria colectiva.

Rojas y prostitutas

Construida en tiempos de la Segunda República, se convirtió en uno de los centros con mayor reclusas durante la dictadura. Finalmente fue demolida a principios de los años setenta. A día de hoy, se encargan a denunciar desde la exposición, “ninguna placa recuerda el sufrimiento de los miles de presas que fueron encerradas en sus muros durante la dictadura”.

Y es que la prisión de las Ventas se convirtió en un gigantesco “almacén de reclusas” durante la represión, ocupada sobre todo por presas políticas y prostitutas ilegales.

Dolores Ibárruri, conocida como La Pasionaria, fue una de las personalidades más célebres que han estado presas entre las cuatro paredes de las Ventas. La Pasionaria dejó constancia de su paso por la cárcel cuando escribió que había estado acompañado de muchas prostitutas cuyo delito consistía en “haber salido a ejercer su profesión de meretrices antes de la hora marcada en el reglamento policiaco”.

Los relatos de las antiguas reclusas

En su mayoría, los registros que llevaban a cabo las autoridades franquistas han desaparecido. Es por esta razón que los historiadores han contado con los relatos de antiguas reclusas supervivientes, que hoy rondan los 90 años, y que son un testimonio de primera mano para reconstruir lo sucedido en este espacio de represión.

Asimismo, las fotografías muestran la apariencia exterior del centro, los espacios internos y las imágenes de las presas, funcionarias y monjas encargadas de la vigilancia. Las obras proceden del taller del fotógrafo Alfonso Sánchez García, de la colección de Martín Santos Yubero, reportero del diario Ya, y del archivo de la Biblioteca de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.