Mas ofrece un Govern coral que pase examen en septiembre

El presidente en funciones intenta atraer a la CUP con nuevas propuestas sin la menor mención al pronunciamiento del Tribunal Constitucional

2 min
El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, pide su investidura al Parlament
Redacción
Jueves, 12.11.2015 10:15

El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha vuelto a comparecer en el Parlament en el segundo debate de la investidura para insistir en la necesidad de ser investido como presidente de la Generalitat.

Mas ha confirmado que acepta tener menos poderes, que los repartiría en tres vicepresidencias. Lo que se ha dado en llamar presidente florero. Además, se ofrece voluntariamente a pasar una reválida en diez meses.

“No tiene sentido que el Parlament esté constitiído pero no pueda hacer su tarea a pleno rendimiento porque aún hay el Govern en funciones de la anterior legislatura”, ha manifestado el líder de CDC durante su intervención. En este sentido, ha afirmado que “Cataluña necesita un gobierno definitivo”.

“Madrid actúa con rapidez”

Mas ha explicado su reunión del miércoles con la CUP y ha reprochado la lentitud de la formación antisistema en tomar una decisión: “Contrasta la rapidez con la que está actuando Madrid con el ritmo con el que nos estamos moviendo aquí”.

El presidenciable de Junts pel Sí ha ahondado en las negociaciones de ayer explicando que se pusieron sobre la mesa dos propuestas, la primera con “un modelo de funcionamiento más compartido, sin perder atribuciones, pero delegando algunas funciones”.

En este sentido, ha tratado de convencer sobre la investidura alegando el poco recorrido de esta legislatura: "Tenemos que ser conscientes de que estamos hablando de una legislatura corta para tenerlo todo a punto para constituir un Estado en Cataluña".

Se reafirma como presidente 'florero'

Finalmente, Mas ha propuesto a la formación de izquierdas lo ya negociado en la reunión del miércoles en relación a un ejecutivo compartido en el que "el Govern voluntariamente presentaría una cuestión o moción de confianza en el Parlament para valorar si después de diez meses, en septiembre próximo, la cámara pudiera valorar las primeras acciones del Ejecutivo".

"Si el Govern no supera la cuestión de confianza que presenta, se disuelve automáticamente y el president cesa de sus funciones", ha concluido el dirigente de CDC tras insistir en un Gobierno y un president "con funciones delegadas".

En su discurso no ha habido ni una sola mención al pronunciamiento del Tribunal Constitucional que suspende la resolución independentista sobre la que se basa la alianza entre JxS y la CUP que daría el apoyo parlamentario a su Gobierno.

Comentar