Oda a los cocineros tímidos

2 min
Sábado, 21.11.2015 00:00

Amo a los cocineros que no salen en los concursos de televisión, ni en los anuncios de coches, que no venden vinos o neveras o seguros. Amo a los cocineros que no van a congresos ni se pasan la vida hablando de lo que hacen, y que cuando van, caen en la cuenta de que lo que hacen no se puede explicar con palabras.

Amo a esos hombres y mujeres tímidos que gozan de manera salvaje e infantil con las manos en la masa, que tienen un don que no se puede descifrar ni traducir ni replicar

Amo a los cocineros a los que la lista de los mejores restaurantes del mundo se las trae al pairo. Amo a los cocineros que no hacen la pelota a los críticos gastronómicos. Amo a los cocineros que empiezan a sudar cuando ven una cámara. A los cocineros que no salen a preguntarte al comedor qué te ha parecido la comida, mientras ya miran la mesa de los siguientes comensales. Amo a los cocineros que cuando te preguntan qué te ha parecido, lo preguntan de verdad.

Amo a esos hombres y mujeres tímidos que gozan de manera salvaje e infantil con las manos en la masa, que tienen un don que no se puede descifrar ni traducir ni replicar. Amo a la persona que hace las tortillas de patatas de Casa Néstor (Donosti), pero tambien al desconocido o la desconocida que hace la tortilla que te dan gratis en la cafetería La Flor (Madrid).

Amo a los cocineros que se equivocan y rectifican y luchan y se sacrifican y sólo se sienten los amos del mundo en su cocina. Amo a Fina Puigdevall de Les Cols (Girona) porque es humilde y tímida y tiene dos estrellas en la guía Michelin pero no se le caen los anillos por hacer la mejor "escudella i carn d'olla" que recuerdo a un precio de risa y le tiemblan las manos en los congresos a los que acude a regañadientes. Pero a la que no le tiemblan las manos cuando cocina.

Artículos anteriores
¿Quién es... Isabel Coixet?
Isabel Coixet
Isabel Coixet hace películas, va al karaoke, cocina paellas y risottos decentes, y ama las anchoas. Le gusta comer bien y detesta que le tomen el pelo. En sus ratos libres intenta rescatar unos cuantos olivos milenarios y mejorar su versión de La gata bajo la lluvia.
Comentar