Oriol Junqueras, el rey de los silencios elocuentes

3 min
Viernes, 13.11.2015 00:00

En la última semana hay un perdedor: Artur Mas. Ni la astucia que le destacan sus hagiógrafos ha servido para investirle de nuevo presidente de la Generalitat. Sus presuntas astucias (un eufemismo con el que ganó tiempo), ni el tacticismo de sus colaboradores de alto copete intelectual como Francesc Homs o Jordi Vilajoana han servido de bien poco. De nada, para ser exactos. Ni con la vía radical ha conseguido suficientes votos para perpetuarse en el poder político, al menos por el momento. Su vía crucis particular es obvio.

Por lo general, cuando alguien pierde, otro gana. Puede ganar por acción, pero también por omisión. El ganador puede ser grandilocuente, locuaz y engolado, como el presidente en funciones, o puede ser silente, discreto y recogido, como un buen católico fundamentalista, como el líder de ERC, Oriol Junqueras.

Casi no sabemos qué piensa de los últimos acontecimientos. Cuando algún micrófono se le acerca a la altura de la nariz imposta la voz, cual predicador en el púlpito, y comienza con los pases toreros: uno de pecho y una manoletina. Jamás, jamás, le veremos hacer el salto de la rana. Es un especialista en alejar los morlacos con tono teológico. 

Junqueras es el gran ganador de la contienda política catalana. El 20 de diciembre, por la noche, le veremos aparecer en las televisiones jactándose de ser ya la primera fuerza nacionalista catalana. Podrá decir que ha heredado lo que Minoría Catalana, CiU o CDC se dejó por el camino. Sólo le ensombrecerá el eventual resultado que C’s logrará en su mismo territorio, pero como sucedía con Jordi Pujol y los candidatos catalanes del PSC durante décadas, Junqueras se presentará como un vencedor.

La receta ha sido fácil. Mientras Artur Mas, la astucia política en forma de fracasos sucesivos, está más quemado que la brasa de una larga barbacoa, Oriol Junqueras se ha convertido en el político moderado del nacionalismo catalán. Ni ha sido apercibido por el Tribunal Constitucional ni será inhabilitado en ninguna función. 

Si el astuto hubiera logrado la presidencia en este primer round post 27S, Junqueras se reservaba el poder de verdad: la vicepresidencia económica, la que mueve el dinero, las licencias urbanísticas, las relaciones con empresas y poderes económicos…

Lo curioso de todo ello es que el republicano afable, el hooligan independentista silencioso, no ha arqueado una ceja en todo el pre-prusés. Sus silencios, lo único de lo que realmente es propietario, han sido más elocuentes que toda la dialéctica barroca y vacua de Artur Mas, quien se encuentra noqueado en una esquina del ring. Y el árbitro va contando…

Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Salvador?
Xavier Salvador
Pese a nacer en Barcelona en un ya lejano 1965, he acabado siendo un tipo de pueblo. Hoy dirijo CRÓNICA GLOBAL después de haber dado bandazos periodísticos por ahí durante años (El Observador, Diari de Barcelona, El Periódico, Economía Digital...). He escrito dos libros. El más leído, Pujol KO, junto a varios autores. Del otro (El yugo milenario) es del que me siento más orgulloso, pero fue un divertimento intelectual de otro tiempo y otro lugar. Me gustan las personas auténticas, trabajar en equipo, la familia y el buen vino. Bonhomía en estado puro, vamos.
Comentar