Para los preocupados por la sal y su bolsillo

Excelente relación calidad/precio en las olivas rellenas suaves Eroski

3 min
Aceitunas rellenas de anchoa suaves de Eroski.
Sergio Fidalgo
Sábado, 21.11.2015 00:00
  Aceitunas   Producto  
Aceitunas rellenas de anchoa suaves
Precio Marca
0,80 Eroski (Aceitunas Cazorla)
Establecimiento
Caprabo

La reina de los aperitivos en España, con permiso de las patatas chips, es la aceituna rellena de anchoa. En la barra de un bar, en una barbacoa o en el hogar con la familia este alimento es devorado rápidamente acompañado de un chato, una caña o un refresco. Pero los que tienen que mirar los niveles de sal no tienen por qué renunciar a unas buenas olivas a la hora del vermú o para acompañar un acontecimiento deportivo por televisión.

Las aceitunas rellenas de anchoa suaves de Eroski presentan un 30% menos de sal que la gama estándar de la misma marca. Una marca líder como Serpis asegura en su envase que sus niveles de sal son un 35% menores. Vayamos al precio: la marca de distribución cuesta 0,80 euros por envase (5,33 euros/kilo), y la de fabricante 1,35 euros (9 euros/kilo). La cantidad por bote es la misma: 350 gramos de contenido neto, 150 gr de contenido neto escurrido.

Más baratas, más suaves

El ahorro es considerable a favor del producto de Eroski. Si se analiza el sabor, y teniendo en cuenta que el gusto es algo muy personal, las aceitunas de marca blanca son más suaves, sin desmerecer a la Serpis, que también tienen un regusto agradable en el que se nota la menor presencia de sal. El relleno es bastante parecido y en ambos casos es de pasta de anchoa, y con una presencia del 6%.

Los que gusten de observar el packaging acabarán escogiendo la Serpis, dado que el diseño de la marca blanca es más sobrio, como acostumbra a pasar (es uno de sus principales hándicaps) en los productos propios de las cadenas de distribución. Pero la información  nutricional en mucho más completa y se presenta de manera más clara en la Eroski, y ocupa más espacio del envase.

La marca de distribución informa en el bote de que se ha de tener precaución porque “de forma excepcional, puede contener algún resto de hueso”. La Serpis no presenta este aviso. Desconocemos si es por omisión o porque su procedimiento de fabricación garantiza la no presencia de este tipo de residuo. En las muestras analizadas no había, en ninguno de los dos casos, presencia de huesos.

Características similares

El calibre de la aceituna en ambos casos es de categoría Extra, que según las normas del sector son “aceitunas de calidad superior que posean en grado máximo las características propias de su variedad y su preparación comercial”. El aporte calórico del producto es prácticamente idéntico en los dos casos: 144 kilocalorías/100 gramos en la marca de distribución y 144,6 kcal/100 gr en la Serpis.

La presencia de sal, clave a la hora de escoger esta gama de productos, es inferior en la Eroski (2,0 gr/100 gr de producto) que en la Serpis (2,5 gr/100 gr). Eso sí, esta última informa de la cantidad de sodio presente (1000 mg/100 gr), y la Eroski no. También es menor la presencia, de grasas respecto a la marca líder (13,7 gr/100 gr, de las cuales 2,1 gr saturadas, frente a 15 gr /100 gr de las cuales 2,5 gr saturadas). En cambio la Serpis no tiene hidratos de carbono (0,0 gr/100 gr) y la marca blanca, sí (3,5 gr).