Restaurante L'Estupendu o cómo poner la playa de Badalona en el mapa

Los empresarios del sector Joan Carles Ninou, José Varela y Santi Hoyos unen fuerzas en una nueva propuesta gastronómica a 20 minutos en metro del centro de Barcelona

3 min
Santi Hoyos, Joan Carles Ninou y José Varela muestran una de las paellas que se sirven en el restaurante L'Estupendu de Badalona
Cristina Farrés

Santi Hoyos, además de ser el dueño de dos de los locales más conocidos del barrio de El Born de Barcelona, el bar Mudanzas y el Bar Àngel, es un BDV (Badaloní de toda la Vida) tal y como él mismo se define. Descubrió un local que llevaba un año y medio cerrado entre la playa de su Badalona natal a pocos metros del Metro y la estación de Renfe, y junto a dos amigos y empresarios del sector que ya habían colaborado en la Bodega La Puntual de la capital catalana, Joan Carles Ninou (El Xampanyet) y José Varela (Grupo Varela), iniciaron un proyecto para transformarlo en un restaurante de calidad a pie de arena.

Esta es el alma de L’Estupendu, un restaurante en el que han invertido siete meses de trabajo para recuperar el espacio, los Baños Pleamar construidos en 1958. El objetivo de los tres restauradores implicados en el proyecto era mantener la esencia marinera que se respira entre las paredes blancas y el azul de puertas y ventanas del restaurante. El reto, sobre la mesa: que funcione tanto en verano como en invierno.

El arroz, el rey del local

A 20 minutos del centro de Barcelona, la cocina del nuevo restaurante está abierta de la una del mediodía a las 23.30 (domingo noche y lunes son festivos) y su propuesta central son los arroces. Algunos ligeros, aptos para la noche como el de la reina con verduras y bacalao, y otros tradicionales de la costa como el marinero o la fideuada de marisco. El chef que está al frente de los fogones, José David Turrón es especialista en este plato. Nacido y formado en Delta del Ebre (Tarragona), desembarcó en Badalona desde el hotel Mas Prades de Deltebre.  Terraza L'Estupendu

Las propuestas no terminan aquí. La carta está compuesta por cinco referencias clásicas para el vermut (patatas, mejillones, berberechos…), tres carnes para los que no sean amantes del pescado (entrecot, pollo y butifarra) y una larga lista de platos para compartir. Como apunta Ninou, especialmente para las cenas. Incluye desde platos tradicionales de la cocina marinera catalana, como el suquet de pescadores con bacalao y patatas, al tataki de atún a la brasa.

Postres y bodega

Mención especial para las croquetas de sepia de Las Rejas y la caballa Obama (juego de palabras por el nombre del pescado en catalán: verat Obama), que se marina durante 24 horas con una sal de especias y pimienta roja de la Vera.

Los postres son tradicionales: corte de helado, fruta, sorbetes, crema catalana; con algún toque especial como la sal y el aceite de las trufas de chocolate o el helado de chicle de fresa. Se sirve cerveza de barril Damm y la bodega incluye más de 57 referencias con predominio de los vinos catalanes, españoles y cava.

Lo mejor: el precio

Lo mejor, el precio del ágape. Lo más caro son los 23 euros del entrecot de 300 gramos de rossa gallega con chalotas glaseadas; los arroces se mueven entre los 16 y los 17,50 euros por persona y todos los postres están por debajo de los seis euros. La carta de vinos se divide por rango de precios que van de los 10 a los que están por encima de los 20 euros.

“Queremos poner la playa de Badalona en el mapa”, afirma Hoyos. Ya trabajan para ese fin.