Desarticulada una banda que reducía el kilometraje de los coches para revenderlos

La operación se salda con una decena de detenidos y el precinto de una nave en la que se troquelaban y pintaban decenas de coches antes de ponerlos en circulación

2 min
Manipulación de un cuentakilómetros.
Carlos Quílez
Lunes, 23.11.2015 21:00

Agentes especiales de la Guardia civil de Barcelona han desarticulado una organización criminal dedicada a manipular la documentación y el kilometraje de vehículos, para luego falsificar su ficha técnica y así poderlos vender en el mercado por un precio muy superior al real.

Falsificadores y estafadores 

La mecánica que seguían los detenidos era la siguiente:

La red compraba a un precio que, a menudo, no superaba los 400 o 500 euros, vehículos de empresas y taxis, cuyo kilometraje superaba los 400.000 o 500.000 kilómetros.

Según ha acreditado la Guardia Civil de Barcelona, en una nave industrial de la calle Ávila de la capital catalana los miembros de esta organización “maquillaban” los vehículos hasta darles una apariencia “rejuvenecida”. Así, los pintaban y modificaban a la baja su kilometraje. Una vez trucados, los coches precisaban de una nueva documentación acorde con las trasformaciones realizadas.

En Valencia se falsificaban los papales

Para darles apariencia de legalidad, la organización los trasladaba a la comunidad valenciana donde, ante las oficinas de ITV,  explicaban que habían perdido la ficha técnica de los vehículos. Aquellas oficinas, cuyas bases de datos no están interconectadas con las de Catalunya, facilitaban un duplicado de la ficha técnica a partir de los datos que aportaba el conductor. Una vez con documentación legal nueva, con el chasis mejorado y con unos kilómetros registrados que nada tenían que ver con, la realidad, la mafia vendía en el mercado convencional esos coches a un precio que superaba los 8.000-9.000 euros de media.

Decenas de coches falsificados

La Guardia Civil ha acreditado la modificación y venta de decenas de coches. En el momento de la entrada y registro en la nave industrial, la organización, compuesta mayoritariamente por ciudadanos serbios, preparaba ocho vehículos para blanquear su edad y resituarlos en el mercado.