Washrocks, la 'app' que te hace la colada

Con tal sólo un año y medio de vida, la tecnología que facilita el día a día de urbanitas consumados cuenta con 6.000 descargas y 3.000 usuarios activos

5 min
La consejera delegada y fundadora de Washrocks, Elisabet Mas
Cristina Farrés
Viernes, 13.11.2015 12:26

Hacer la colada, algo tan básico como comer o dormir. A diferencia de nuestros vecinos europeos, la máquina de lavar en España es tan necesaria como la nevera. Tener tiempo de ponerla y tender la ropa, si no tienes la suerte de disponer de una secadora, para muchos requiere de verdaderos malabarismos, especialmente entre los millennials o urbanitas consumados con trabajos de ocho horas o más y una agenda social a la que no renuncian. Por no hablar (existen, lo puedo confirmar) de aquellos que, directamente, no tienen ni nevera en casa.

Resultado: mantener al día el cesto de la ropa sucia se ha convertido en un reto al nivel del cubo de rubik. La plancha, completamente olvidada excepto para las prendas en las que es completamente indispensable o relegada al uso de la persona que ayuda en las tareas del hogar.

Elisabet Mas era consciente de esta realidad algo embarazosa de los pisos del siglo XXI. Su trayectoria profesional le había llevado a equipos de start ups tecnológicas en Barcelona y supo hacer de la realidad virtud y convertir esa “oportunidad de mercado” en una aplicación cuyo desarrollo ha sido acelerado (¿quizá porque se trata de una app muy práctica?) y que en tan sólo ocho meses de vida cuenta ya con 6.000 descargas, 3.000 usuarios activos y 2.000 pedidos.

‘Time to market’ acelerado

Washrocks es la materialización de una idea que se empezó a gestar en junio de 2014. La sociedad que la gestiona se constituyó el pasado enero y en marzo de 2015 se lanzó el primer test. El time to market fue muy acelerado. Mas, consejera delegada del grupo, indica que el éxito que acumulan hasta la fecha se debe a la “creación de un work inteligente y la entrada de socios fundadores que, además de dinero, aportaron conocimiento y expertise en todas las áreas de negocio”.

Y esto, en Washrocks, es complejo. “No se trata de un simple agregador de tintorerías”, remarca la creadora de la aplicación. Quien se descargue la aplicación tiene a su disposición varios servicios, desde el lavado y doblado a la tintorería clásica, la plancha o lavados especiales para nórdicos (¿alguien lo ha lavado en casa y no se lo ha cargado?), alfombras o pieles. En cuanto a los precios, competitivos según el mercado y con bonos por kilogramos o por las cosas que da más pereza lavar y planchar, como las camisas, o las que por narices deben ir a la tintorería como los trajes.

Logística puntera

Lo mejor de la app es que un mensajero lo viene a buscar a tu casa y te lo devuelve al cabo de 24 horas con el servicio completado. Tu le indicas en qué franja de 60 minutos debe presentarse en la puerta desde las 7 de la mañana a las 11 de la noche porque, seamos sinceros, que tus compañeros de trabajo sepan que se te ha ido un poco la mano en Asos tiene un paso, pero tu colada es otra cosa.

Wahsrocks no sólo necesita a un proveedor con lavadoras, secadoras y servicio de plancha industrial; también requiere a alguien que realice la logística de forma especial. Mas señala que incluyen “las tendencias más punteras de la última milla”. Sin esa flexibilidad y puntualidad en la recogida y la entrega, la app no tendría sentido. Además de un trabajo de branding cuidado, ya que el embalaje de las prendas que se entregan está diseñado al detalle.

Segunda ronda de inversión

Mas consiguió levantar 100.000 euros en la primera ronda de financiación, una cantidad en la franja alta del sector que se destinó al desarrollo tecnológico y la entrada en el mercado. El pasado junio abrió una segunda ronda que se está a punto de cerrar y se destinará a mejorar los servicios actuales y a la expansión.

Desembarco en Madrid

El grupo considera que la validación del modelo de negocio ya está terminado e inician su desembarco en ciudades más allá de Barcelona. Porque, por el momento, sólo se puede hacer la colada desde el móvil en la capital catalana aunque en cuestión de días se presentará en Madrid.

La plataforma tecnológica será la misma, ya que el concepto con el que trabaja el equipo de Waskrocks es que el usuario pueda hacer la colada esté en la ciudad que esté, incluso cuando se desplace por cuestiones de trabajo. Plantean solucionar situaciones de emergencia como mancharse un traje antes de una reunión y necesitarlo. Siempre con el mismo espacio de tiempo: 24 horas.

70% de repetición

En cuanto a la expansión, tiene en mente llevar el servicio en grandes ciudades. Allí es donde cree que su servicio encaja más. ¿Tiene éxito? El indicador clave de rendimiento (KPI) actual es del 70% de repetición y el 9,6% de repeticiones. Cada usuario activo suele realizar, por el momento, 1,2 pedidos al mes.

La plantilla actual de Washrocks, cuando aún no ha soplado su primera vela de constitución, es de seis personas. La mayoría de los servicios están externalizados.

La aplicación se puede adquirir tanto para iOs como para Android. Mas confiesa que la inmensa mayoría de descargas se realizan desde el ecosistema de Apple. Ese es su target