La calle (Tuset) es de Arturo Mas

3 min
Domingo, 1.05.2016 00:00

Hasta el presente la calle era, por antonomasia, de don Manuel Fraga Iribarne, quien no tuvo reparo alguno en afirmar, siendo ministro del Interior, aquello de que "la calle es mía". Todo parecía indicar que esas cosas sólo ocurrían con Franco y que con la democracia la calle volvía a ser todos. Pues va a ser que no. La calle Tuset, en Barcelona, la calzada correspondiente a media manzana y la propia acera es, por lo visto, propiedad privada de Arturo Mas y de su egregia familia.

La calle Tuset, la calzada correspondiente a media manzana y la propia acera es, por lo visto, propiedad privada de Arturo Mas y de su egregia familia

Ante su domicilio particular está prohibido aparcar, según indica la correspondiente señal de tráfico. ¿Saben ustedes por qué? Porque debajo de la señal mencionada hay colocado un rótulo, a modo de explicación, con una sola palabra: 'Generalitat'. La placa en cuestión ya estaba en los tiempos en que el ilustre vecino fuera presidente de la Generalitat y continua estando ahora. ¿Y ahora qué es don Arturo Mas?

A tenor de un artículo suyo publicado el pasado domingo en La Vanguardia, el señor Arturo Mas quiere que Cataluña sea el día de mañana como Austria, Holanda o Dinamarca, países en dónde, por cierto, la ultraderecha está a punto de tomar el poder. No sé si en ellos el ex presidente del Gobierno tendría un espacio en la vía pública con el rotulo de 'Gobierno' o quizás este sea el toque mediterráneo que quiere darle al invento.

Nuestro hombre no se conforma con ser un jarrón chino y quiere ser algo más. Él es nada ni nada menos, según figura al pie del referido artículo, que el 129º presidente de la Generalidad de Cataluña. Una condición que le durará mientras viva. Puede titularse así o proclamarse descendiente de Moctezuma o heredero de la corona de los zares de todas las Rusias. Pura ficción.

Nuestro hombre no se conforma con ser un jarrón chino y quiere ser algo más

El Gobierno provisional de la II República Española vio como Macià proclamaba la República catalana el mismo 14 de abril y se propuso el nombre actual para denominar al futuro Gobierno de Cataluña y evitar así un enfrentamiento. La Generalidad, hasta su abolición en 1714, era un órgano colegiado, donde los tres brazos o estamentos --el eclesial, el militar o la nobleza, y el real o las ciudades-- estaban representados por igual. No había tal presidente como tampoco hubo un don Pelayo en Covadonga ni hay ningún Santiago enterrado en Compostela sino los restos de una bailarina mora.

El señor Artur Mas se está apropiando de una institución de todos los catalanes, confundiéndose con la encarnación de la misma, y a su domicilio particular con su sede. Antes a esto se le llamaba culto a la personalidad. El ex presidente de la Generalidad repite sin cesar que no hay nada más democrático que poner las urnas; quizás solo lo sea la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Sin prebendas ni victimismos. Ya vale de tanto cuento... ¿chino?

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Trallero?
Manuel Trallero.
Ex periodista y ex casi todo lo demás. Tengo una edad ímproba, ¡incluso me acuerdo de que Franco murió en la cama! Eché artículos en 'La Vanguardia' hasta que me cansé. Hice un libro junto con Josep Guixá sobre Carmen Broto y otro solito sobre el (mal) llamado 'caso Palau'. Ambos tuvieron un éxito descriptible. Preparo una biografía de Jordi Pujol. En fútbol voy con el Liverpool, me gusta Schubert, odio los restaurantes, mi ídolo fue Cassius Clay y leo libros de historia en lugar de ver a Josep Cuní y a Pilar Rahola.