Los 100 días de Puigdemont

5 min
Miércoles, 20.04.2016 00:00

Cuando un gobierno llega a los 100 días es tiempo para analizar su acción. En el caso catalán, con Puigdemont no hay espacio para tal análisis. Simplemente podríamos decir que no hay nada para analizar. Han sido 100 días sin leyes, sin programa, en definitiva un total descontrol. Como gran resumen, una miserable rueda de prensa --justo en su aniversario--, unas trufadas aburridas entrevistas y, cómo no, algunos cambios de rumbo. Según parece, la historia no va ya para 18 meses, sino para algunos más. "No somos prisioneros del calendario", dice el president.

Podríamos decir que no hay nada para analizar de Puigdemont. Han sido 100 días sin leyes, sin programa, en definitiva un total descontrol

Cualquier mortal imagina el problema de Puigdemont: "Esto le viene grande". El 'licenciado', supongo que a lo Joana Ortega un día enseñará su nuevo título, aún está intentando creerse el cargo 'dedal' y, por yuxtaposición en base a ritos ancestrales, intenta darse a conocer. Y, claro, cuando tu prioridad es tu persona antes que tu gestión, es malo, muy malo. Una Cataluña ya parada desde hace años no puede aguantar otro envite de egoísmo y victimismo como en el período lamentable de Artur Mas.

Pero quizás nos equivoquemos y la acción de gobierno exista. Quizás esta malvada columna ha fijado su objetivo torticeramente en un buen president como Puigdemont. A lo mejor leemos pocos diarios, escuchamos poco los medios y estamos donde no debemos estar, mientras no estamos donde debemos estar. Vamos, pues, con algunos datos de esos que, a veces, nos gusta escribir. Por ejemplo, un buen análisis estadístico es repasar las noticias de Google. Recuerden, recopiladas de todos los medios en España. Allí podemos constatar si la presencia de Puigdemont en estos cien días ha sido la esperada de un president.

En el periodo del 15 de enero al 15 de abril de 2016 la presencia de Puigdemont aparece en 49 páginas de búsqueda de noticias. Inferior a sus tres vicepresidentes. Oriol Junqueras, con 68; Raül Romeva, con 64, e incluso Neus Munté, con 56 páginas. Hasta el conseller Santi Vila ha conseguido más presencia que el president. Tampoco decimos nada nuevo si recordamos que dos antiguos presidentes también. Artur Mas --ya ven, no parece querer apartarse--, con 61, y Jordi Pujol --este por otros motivos--, con 74.

Puigdemont lucha por conseguir más presencia no sólo contra su propio equipo, más presente en la realidad de Cataluña, sino incluso contra su pasado --Artur Mas y hasta Jordi Pujol--. Ciertamente, en pocos lugares podemos ver hasta tres consejeros (ministros, según Romeva) y dos ex presidentes con una presencia mayor que su propio president. Es obvio que Puigdemont no sabe hacer su trabajo. Aunque, peor aún, no sabe trasmitir su trabajo.

Puigdemont es citado en los medios extranjeros principalmente por eventos luctuosos o deportivos antes que por su política

Pero, por suerte para el president, estamos ante un gobierno bien reconocido en el mundo. Ya saben, un gobierno que traspasa fronteras. Un gobierno al que todo el mundo, Europa incluida, nos mira... pues va a ser que no. Hacemos el mismo análisis, por ejemplo, en Google Noticias del Reino Unido, en el mismo periodo. Ya saben, Londres, sede de prestigiosos medios de comunicación.

Aquí vemos que Puigdemont es citado principalmente por eventos luctuosos o deportivos (el accidente del autobús en Tarragona, una reunión del Barça o la muerte de Cruyff) antes que por su política. Apenas cuatro páginas en 100 días. Iguala en cifras a Jordi Pujol --y no precisamente hablando de su amor al país--. Eso sí, supera a Junqueras, con apenas una, y a Romeva, también con una. Este, en franca caída desde las cuatro páginas que había tenido durante el período electoral. Queda claro que es un ministro de Asuntos Exteriores de risa. Puigdemont mínimo, paupérrimo, pero sí logra más presencia que sus vicepresidentes. Por cierto, esto implica un dato curioso. La labor de Junqueras y Romeva es más en clave española que internacional.

En definitiva, la presencia de Cataluña en el mercado internacional es mínima. La presencia del 'procés' es prácticamente cero, excepto si hablamos del Barçaa. Tenemos a unos políticos volcados en el mercado español interno aunque hablan todo el día del extranjero. Allí, para los medios, no hay medias tintas. Son unos auténticos desconocidos. Lo mismo pasa con el president. Pero este con su odio a todo lo español. Ha conseguido una cifra de record en el mundo mundial. No consigue figurar por encima de ninguno de sus vicepresidentes en esta estadística. Tenemos, pues, un presidente que no ejerce de presidente, y unos vicepresidentes con un interés enorme por ser noticia en el mercado de España, y con cero interés desde el mercado internacional. Con esos datos, ¿alguien se cree la internacionalización del 'procés' en estos 100 días?

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.