Del 'sorpasso' al trompazo y Messi dimite

7 min

Enorme fiasco de las encuestas y tremendo batacazo de los morados. El ángel Marcelo existe y el PP gana un diputado en Cataluña. El astro argentino pierde su cuarta final con la Albiceleste.

Pablo Planas
Lunes, 27.06.2016 09:11
ABC: España quiere que gobierne Rajoy

El Mundo: Los españoles dan otra oportunidad a Rajoy

El País: El PP se refuerza y el bloque de izquierdas pierde terreno

La Razón: Triunfo de Rajoy

Ara: Espanya reforça Rajoy

El Periódico: Rajoy gana, Sánchez decide

El Punt Avui: Embolica que fa fort

La Vanguardia: Rajoy gana fuerza y Podemos no logra el 'sorpasso' al PSOE

La imperfecta, catastrófica, impresentable y defectuosa democracia española logró dar los resultados de las elecciones del domingo bastantes horas antes que ese prodigio británico, cuna del parlamentarismo (Consell de Cent a banda) y suma de todas las virtudes referenderas, que tardó toda una noche en alumbrar la hecatombe del Brexit. El resultado, harto conocido, revela la tozudez hispánica y constata la existencia de medias verdades, mentiras, encuestas y sondeos a pie de urna, israelitas.

Primera evidencia. El sorpasso se ha quedado en sorpresa, sordina y sor descalabro. Ahí está el gran perdedor del carrusel deportivo del domingo, ese Pablo Iglesias henchido de derrota, con la corbatilla de socialdemócrata y cara de pasmado. Un millón de votos se ha dejado en el tintero y eso que iban a arrasar con la suma de Izquierda Unida y a darle una patada a D'Hont y su ley. Pues no, nen. Lo que has ganado es la deuda de IU, unos catorce millones de euros que le debe el partidete de Garzón a los bancos malos y malajes.

En el diario del gota a gota contra el PP, ergo Público, Jairo Vargas se encarga de la crónica del Waterloo podenco: Ni sorpasso en votos ni mucho menos en escaños. La coalición Unidos Podemos, la llamada “suma que multiplicaba” por los dirigentes de Izquierda Unida, Podemos, Equo y las confluencias de Cataluña, Galicia y Valencia, en este caso no ha servido ni para lo uno ni para lo otro. De hecho, ha restado más de 1,2 millones de votos".

Sigue la crónica: "Decepción es la sensación con que se resume la noche electoral para la formación encabezada por Pablo Iglesias. La coalición ha obtenido 71 escaños en el Congreso, los mismos que obtuvieron por separado el año pasado la formación morada e Izquierda Unida y mucho más lejos de las encuestas a pie de urna que al principio de la tarde desataron la euforia en el Teatro Goya de Madrid, donde Unidos Podemos había colocado su cuartel general para la noche electoral".

A Ciudadanos tampoco le ha ido muy bien. Pasa de 40 escaños a 32 con una significativa pérdida de votos en Cataluña, más de cien mil (113.000) que habrían vuelto al partido del Fernándezgate y el ángel Marcelo. Efecto boomerang y zasca en toda la boca para la campaña basura contra el PP. Sí, los independentistas se mantienen, como los colauítas, pero para ese viaje triunfal no hacían falta tantas alforjas.

Fastuosa crónica de Isabel Garcia Pagan en La Vanguardia. Titular: "Cataluña es diferente". Traducción: más culta, mejor y más limpia que esa meseta cutre, rural y casposa. Ahí va un extracto del relato pagano: "Cataluña es diferente y consolida en las urnas su hecho diferencial. Catalunya se ha convertido en el bastión de las confluencias de izquierdas en España gracias al carisma de Ada Colau y la defensa indefinida del derecho a decidir, pero si no hubo sorpasso al PSOE, tampoco lo hubo a la suma de las fuerzas independentistas catalanas gracias a la estrella creciente de ERC. En Comú Podem se emborrachó con las encuestas y la de ayer fue una noche de resaca en la Estació del Nord de Barcelona. El resultado excepcional de diciembre se repitió pero supo a poco al ver el mapa del resto del Estado teñido de azul limitando los efectos del discurso del cambio". Dos páginas suscribe Garcia Pagan sin mentar España, lo que tratándose de unas elecciones generales en España tiene un mérito indiscutible. Debe ser que cada vez que alguien dice España, no llora un gatito, como sostiene Sergio Fidalgo, sino que se muere.

En la prensa en general se subraya el triunfo popular, catorce escaños más, y la patada en el orto que los españoles le han dado al profesor Iglesias y su banda. La síntesis está en el último párrafo de la columna de Federico Jiménez Losantos en El Mundo: "La demolición de Ciudadanos por el PP ha quedado en traspié, la fagocitación del PSOE por Podemos en eructo, la suma de PP y C's no llega a la mayoría absoluta y la de PSOE y Podemos, menos aún. Estamos igual que hace seis meses. Y sigue siendo necesario un Gobierno PP-PSOE-C's para luchar contra el separatismo, la corrupción y el populismo comunista. ¿Ustedes lo ven? Yo, no. Sánchez se queda, Mariano no se va, Rivera sigue y el Iglexit será el sueño de una noche de verano. Eso sí, inolvidable".

Sánchez ha perdido cinco diputados, pero le ha pegado un repaso a Susana Díaz, la baronesa que ha perdido en todas sus provincias a favor del PP. Enorme batacazo del susanismo. Pedro Sánchez tiene una oportunidad, otra más, así como la baraka de convertir el trastazo en una dulce victoria sobre los morados, genios de la asesoría y la mamandurria. Conviene al efecto leer el impactante reportaje de M. A. Ruiz Coll publicado este domingo en Okdiario sobre las cuentas y bienes de los comunistas que nos iban a redimir a los pobres trabajadores. Un aperitivo: "Entre sus filas abundan los revolucionarios de salón, procedentes de familias adineradas que les han pagado el doctorado en las universidades más elitistas de Estados Unidos, y los intelectuales que se han enriquecido vendiendo sus carísimos informes de asesoramiento al régimen chavista de Venezuela. Ambos ingredientes se dan en el caso de la número 2 de Podemos al Congreso de los Diputados por Madrid, Carolina Bescansa: es heredera de una de las grandes fortunas de La Coruña, propietaria de los Laboratorios Bescansa (cuyo producto más conocido es el Laxante Bescansa) y de Televés, una empresa de telecomunicaciones que factura más de 150 millones de euros al año".

El laxante Bescansa, para rilarse pierna abajo. En este país cabrón y cainita no se admiten chulerías, lo que podría explicar en parte el mojón de resultados de Podemos.

Última hora. Messi dimite de argentino. Ramiro Barreiro firma en El País el notición: "El astro argentino se ha rendido. Las cuatro finales perdidas por Lionel Messi vistiendo la camiseta celeste y blanca han sido demasiado para él. Después de volver a perder contra Chile, esta vez la final de la Copa América Centenario, anunció su dimisión en los pasillos del MetLife de Nueva Jersey. “Se terminó para mí la selección. No es para mí. Lamentablemente lo busqué, era lo que más deseaba y no se dio”, expresó el futbolista, que acaba de cumplir 29 años. Poco antes había fallado un penalti en la tanda decisiva contra Chile, después de que los 90 minutos y la prórroga finalizaran sin goles. El error de Messi y el de Biglia supusieron la derrota de Argentina y la nueva victoria de Chile".

Y ahora, a pactar señores. Nadie suma solo y en un mundo ideal, el PP debería gobernar con el apoyo de Ciudadanos y la oposición constructiva del PSOE. ¿Será posible?

27 de junio, santoral: Anecto, Arialdo, Cirilo, Gudena, Juan de Chinon, Sansón de Constantinopla, Tomás de Toan
Comentar