De la DUI al RUI y tiro porque me toca

3 min
Sábado, 18.06.2016 21:09

En cualquier país democrático, cuando al gobierno le tumban los presupuestos, el personal se parte de risa por el ridículo espantoso que ha hecho semejante tropa de incompetentes. Aquí el señor Puigdemont se ha ido un rato a tocar la guitarra y se presenta a los exámenes de septiembre como tal cosa, mientras que Oriol Junqueras pone cara de enfadado y de "¿cómo me pueden hacer esto a mí que soy el rey del mambo?". Han sufrido una hemorragia de genialidad y han descubierto la moción de confianza como si hubieran descubierto la Teoría de la Relatividad. El llamado, en términos kafkianos, proceso catalán se basa en algo tan simple como ir en bicicleta. En el mismo instante en que dejas de pedalear caes al suelo --alguno lo llama la realidad-- y te pegas una morrada de mucho cuidado. El único proyecto que tienen es jalear a la parroquia al ritmo sabrosón de "no pares, sigue, sigue, no pares...".

Ahora se lleva el Referéndum Unilateral de Independencia, que no es ni un trabalenguas ni una adivinanza, sino el último invento como aquellos del doctor Franz de Copenhague que aparecían en el TBO

Hasta los más afamados palmeros de proceso ha pedido un reset a columna abierta, tras la escenita del Parlamento. Por lo visto, se ha perdido el relato como quien se deja el paraguas en un taxi. Sin un relato no se va a ninguna parte, ni mucho menos a Ítaca. No sé si pasan con un mapa de la Alpina que usaba yo cuando iba excursión, pero igual no sale el camino para llegar a la independencia, y desde luego nos hemos perdido. Ahora se han sacado de la chistera un nuevo conejo, el RUI, que es el asombro de propios y extraños como antes lo fue la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Ahora se lleva el Referéndum Unilateral de Independencia, que no es ni un trabalenguas ni una adivinanza, sino el último invento como aquellos del doctor Franz de Copenhague que aparecían en el TBO. Después, ¿vendrá referéndum de independencia sin manos? ¿El referéndum para celíacos? ¿El referéndum subacuático...?

Todo para ganar. Ya no sé cuántas veces llevan ganando, pero continúan yendo para bingo. Parecen aquellos padres que, antes de la cosa esta de la probeta, tenían sietes hijas buscando siempre al niño, o viceversa, hasta que les daba el último telediario. Han ganado siempre. Ganaron cuando la consulta aquella del 9N y volvieron a ganar cuando las elecciones plebiscitarias, que nadie sabía lo que eran, en que resucitó el señor Mas para decirnos que había ganado. Y al poco tiempo quedó convertida su cabecita en amuleto de guerrero jíbaro. Antes contaron escaños, ahora quieren contar votos. Y así sucesivamente hasta que salga el negro impar. Como las fiestas de cumpleaños de los niños de antes, esta es su fiesta y se juega a lo que ellos quieran. El resultado es como el estribillo de aquella ranchera mejicana en que la amante, mismamente hasta el gorro, le decía a la parte contratante: "Porque estás que te vas, y te vas, y te vas, (profundo suspiro) y no te has ido". Titulo de la canción: "No me amenaces más".

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Trallero?
Manuel Trallero.
Ex periodista y ex casi todo lo demás. Tengo una edad ímproba, ¡incluso me acuerdo de que Franco murió en la cama! Eché artículos en 'La Vanguardia' hasta que me cansé. Hice un libro junto con Josep Guixá sobre Carmen Broto y otro solito sobre el (mal) llamado 'caso Palau'. Ambos tuvieron un éxito descriptible. Preparo una biografía de Jordi Pujol. En fútbol voy con el Liverpool, me gusta Schubert, odio los restaurantes, mi ídolo fue Cassius Clay y leo libros de historia en lugar de ver a Josep Cuní y a Pilar Rahola.