Matanza en Estambul y Mas, un maltratado judicial

7 min

Cambio en la Caixa. Fainé lo deja atado. Indignación en los medios soberanistas por el relato judicial del 9-N. Europa no quiere un divorcio amistoso del Reino Unido

Pablo Planas
Miércoles, 29.06.2016 09:10

ABC: La Unión Europea señala la puerta de salida al Reino Unido

El Mundo: El juez sienta en el banquillo a Mas sin pedir penas de cárcel

El País: Rajoy prevé aceptar esta vez el encargo de Felipe VI

La Razón: Sánchez consultaría a las bases una abstención "in extremis"

Ara: El 9N, a judici

El Periódico: La UE se niega a aceptar un divorcio a la carta

El Punt Avui: A judici

La Vanguardia: El TSJC deja a Mas a las puertas del juicio por el 9N

 

Otra mañana de horror y mal aliento. 36 muertos y 150 heridos es el balance provisional del atentado islamista en el aeropuerto Kemal Ataturk de Estambul. El Estado Islámico pierde terreno en Siria e Irak pero mata en la vieja Constantinopla, donde los extranjeros aún pueden entrar en las mezquitas. Todos los medios digitales abren con la matanza. Tres fanáticos abrieron fuego contra la multitud y luego se fueron al cielo de los hijos de puta y las huríes.

Día negro que pone al descubierto todas las debilidades del mundo, la frágil e inconsistente carne mortal, la acidez del estómago occidental, el terror y la impotencia. ¿Quién no ha estado siquiera en sueños en Estambul? Los papeles llevan la fotografía del atentado en portada. En cambio, los titulares de apertura se decantan por el varapalo a Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega, pobres y desasistidas víctimas de la malísima España, de las cloacas del Estado, de la abyecta sumisión de los jueces (el magistrado Abril fue nombrado a propuesta de CiU) a Jorge Fernández y Mariano Rajoy.

Brama el soberanismo mediático y acoge sin rechistar que la noticia no es casual, que el anuncio de un más que probable juicio dos días después de las elecciones es un detalle supremo. A lo mejor querían que el magistrado lo hubiera anunciado en plena campaña. Así, tal vez habrían ganado tres votos más, los que perdieron en la reedición del cordón sanitario patrocinado por Público y altavoceado por los medios oficiales de la Generalidad, Radio Tirana y Teleceaucescu.

El director de El Punt Avui, Xevi Xirgo, expresa a la perfección el sentir indepe. Rayos y truenos. Maldición. A las barricadas. ¿Nos vamos a quedar quietos?, inquiere a sus lectores. En su carta escribe: "Perquè la decisió de tirar endavant el 9-N no era administrativa; era una decisió política. I això és el que estan jutjant sense dir-ho, buscant les pessigolles on puguin. Ara jutjaran Mas, Rigau i Ortega per unes faltes administratives que els poden comportar la inhabilitació. Però no s'enganyin, aquest és un judici polític, contra un acte polític com va ser el 9-N. I aquí, insisteixo, a mi em sembla que no ens hauríem de quedar quiets. Perquè el 9-N el vàrem demanar molts, i hi varen participar més de dos milions de catalans. Mas, Ortega, Rigau i Homs van fer el 9-N per encàrrec, i els responsables hauríem de ser vostè i jo. No ens podem quedar quiets. El sol fet d'anar a judici (independentment de quina sigui la sentència) ens hauria d'indignar a tots. No ens hauríem de quedar quiets".

Pasan por alto que el bueno de Abril, preboste andorrano, se ha abstenido de pedir penas de prisión y ha eliminado del listado de delitos la malversación de caudales, porque para el proceso todo es bueno y para la sanidad no... Desobediencia grave y prevaricación son los actos que se imputan al jaquetón de Mas, que había que ver como procesionaba solemne aquel 15 de octubre, 75 aniversario del fusilamiento de Companys, a las puertas del TSJC, a un tiro de piedra del Arco del Triunfo. Eso de la efeméride sin embargo sí que fue una casualidad.

Cambio de tercio. En el mundo digital, una exclusiva consiste en dar el golpe informativo el primero, porque a los tres minutos la noticia de uno es la comidilla de todos. Crónica Global se está especializando en la rapidez y el rigor. Xavier Salvador, el director de este medio, firmaba anoche una información de primera hora, el relevo en la Caixa: "Isidro Fainé dejará al frente de Caixabank a uno de sus hombres de confianza, el economista del IESE Jordi Gual. En el consejo extraordinario convocado para este jueves, el banquero formalizará su renuncia y anunciará que Antoni Massanell, vicepresidente, ocupará el cargo de manera provisional, durante un periodo que va de tres semanas a un mes a la espera de las definitivas bendiciones comunitarias".

Como sabrán si no viven en Marte o en Formentera, el domingo hubo elecciones en este bendito país. Tras el humo de la batalla, quedan los restos de Podemos y las dudas en Ciudadanos, en cuyo seno se adivina una refriega por la cuestión de los vetos, los sillones y los programas. A Albert Rivera le responden los fundadores del partido que no se puede ir por la vida diciéndole a los demás partidos quién debe ser su candidato. Por su parte, Pedro Sánchez estaría dispuesto, según Ainhoa Martínez en La Razón, a consultar con las bases si se opone o se abstiene a la investidura de don Mariano.

Como con la chistorra, la digestión requiere su tiempo, pero a Rajoy le ha entrado un súbito ataque de impaciencia, fenómeno detectado por los sismógrafos y chismógrafos periodísticos. José Alejandro Vara firma un sustantivo análisis informativo en Voz Populi: "El presidente del Gobierno en funciones tiene prisa. Quiere deshacer cuanto antes el desgastante bloqueo institucional. Es urgente normalizar la situación, comentaba este lunes ante un Comité Ejecutivo del PP, gozoso y exultante por los resultados electorales. A su regreso de Bruselas telefoneará a Pedro Sánchez para citarle cuanto antes en Moncloa. El primero de la lista. Luego se verá, de uno en uno, con todos los líderes políticos, incluidos los nacionalistas moderados. PNV y Convergencia pueden ser importantes a la hora de negociar los presupuestos".

La política y los extraños compañeros de cama. Es lo que tiene. Te acuestas con los tuyos y de repente amaneces con unos/as desonocidos/as entre las sábanas.

Europa se revuelve indignada contra el Reino Unido. Ni divorcio amistoso ni gaitas escocesas. Pobre Cameron, qué papelón. En el bar del parlamento europeo se niegan a servirle y se siente invisible mientras Jean-Claude Juncker se pone chulo con Nigel Farage y le espeta: ¡¿Qué haces aquí, briboncete?!

De momento no hay registros, ni detenidos, ni más mafias en Cataluña, pero el día es largo y no hay guardias civiles para tanto quincorro.

29 de junio, santoral: Pedro y Pablo, apóstoles, Casio, Emma y Siro.

El caso de San Pablo es de todos conocido. Recaudador de impuestos para Roma y nefasto jinete que se cayó de la burra y quedó del todo conmocionado hasta el punto de cambiar de bando y abandonar a sus colegas montoros.

Curiosidad histórica: El primer referéndum se produjo en Atenas. La papeleta ponía Sócrates sí o Sócrates cicuta. Salió lo segundo, pero al cabo de una semana, los ateniense arrepentidos lloraban por las esquinas del ágora. ¡Qué barbaridad hemos cometido! se decían unos a otros. La historia es circular.