Puigdemont y la fuga de empresas catalanas

3 min
Viernes, 17.06.2016 00:00

Uno de los debates más recurrentes en la política catalana es si el denominado procés ha significado la perdida de capacidad empresarial en Cataluña. Dicho con palabras más correctas, si el debate --usamos esa palabra por temas meramente formales, ya que debate bien poco hemos visto-- del procés ha significado la fuga de empresas de nuestro territorio autonómico.

Esto lleva a un dato relevante que también olvidó Puigdemont. El balance de entradas y salidas es positivo para Madrid (+613) y ampliamente negativo para Cataluña (-352)

Puigdemont, el digno, ha terciado sobre el tema este jueves en la presentación de la 'Memoria Económica de Cataluña'. El presidente ha indicado que es falso que haya una "fuga de empresas" por culpa del "proceso soberanista". Ha asegurado que Cataluña perdió en 2015 hasta 815 empresas, un 0,32% del total. Por su parte, en Madrid --"donde no me consta que haya un proceso soberanista", según indicó-- se perdieron 1.035, el 0,50% del total. Vistos los datos, el president ha concluido: "Hubo mucha más fuga de empresas en Madrid que en Cataluña".

Con todo el respeto, a Puigdemont se le olvidaron algunos detalles importantes. El primero es que en el mismo periodo a Cataluña llegaron 463 empresas. Pero, a Madrid, la friolera de 1.648. Es decir, casi cuatro veces más. Esto lleva a un dato relevante que también olvidó Puigdemont. El balance de entradas y salidas es positivo para Madrid (+613) y ampliamente negativo para Cataluña (-352). Pero no es sólo malo respecto a Madrid, sino que es el peor de las 17 CCAA de España. Casi tres veces peor que el segundo peor, la Comunidad Valenciana, con un balance negativo de 97 empresas.

Pero para mi gusto, lo más curioso del tema no es que Puigdemont cite una parte del asunto. Ya sabemos que no decir toda la verdad ha sido una constante en su vida. Sino que la fuente de su intento burdo de manipulación haya sido una noticia de un medio de comunicación, El Mundo, sobre una fuente de Axesor.

O sea que el personaje lee un diario, saca sus conclusiones y da un discurso sabiendo que no dice la verdad. Además, es incluso incapaz de contrastar esos datos con una fuente interna de la Generalitat, por ejemplo Idescat. Suponemos que porque bien desconoce esa Institución, bien no sabe cómo hacerlo o, peor, nadie le hace caso en la Generalitat. Ahora, Puigdemont confirma que no solo es el digno sino el president del copy-paste periodístico.

O sea que el personaje lee un diario, saca sus conclusiones y da un discurso sabiendo que no dice la verdad

Vamos. Manipular datos es feo. Mentir es horrible. Pero para un presidente de la Generalitat es simplemente vergonzoso. Tener un presidente que apenas sepa distinguir un balance, entre entradas y salidas, hace dudar de su capacidad no sólo de gestión, sino incluso de decisión. Nadie en su sano juicio interpretaría, por ejemplo, un dato migratorio sin valorar el saldo total. Nadie en su cuenta bancaria valora las entradas sin saber las salidas. Es la ignominia de la vulgaridad hecha presidente. Sinceramente el presidente hace mejor el papel de digno, porque al menos no hace el ridículo como hizo ayer.

Quizás cuando dijimos que Puigdemont era bachiller exageramos. Por lo que dice, y propaga, su nivel es inferior a un alumno de la ESO. Y, sinceramente, avergüenza a todos los catalanes cada día que abre la boca. Como parece que le queda poco en el cargo, quizás sería bueno que se fuera de vacaciones, y así al menos no dejaría en ridículo a todos. Eso sí, mientras tanto, aunque él no lo entienda, las empresas sí se fugan de Cataluña.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.