Patrocinado por

Hoteles Catalonia: 303 millones de giro y 42 de beneficio en 2015

Fachada Hotel Catalonia Ramblas en Barcelona.
Gonzalo Baratech
Viernes, 22.07.2016 00:00

La cadena Catalonia, de Barcelona, va de récord en récord. En 2015, cerró el ejercicio más sobresaliente en sus 35 años de historia. La cifra de negocio subió de 254 a 303 millones de euros. El flujo de caja casi se dobló hasta los 66 millones. Y el beneficio neto consolidado dio un espectacular salto y pasó de 12,5 a 42,1 millones, gracias a una combinación de mejores índices de ocupación y precios medios por habitación más remuneradores. Para cerrar el ejercicio con broche de oro, la plantilla aumentó en 400 personas y ya supera los 5.400 empleados.

El balance de Grupo Catalonia incluye un activo de 624 millones, de los que 500 corresponden al valor en libros de los inmuebles, cuya tasación a precios de mercado supera el redondo listón de los mil millones. En el otro platillo de la balanza, la deuda bancaria, toda ella relacionada con las hipotecas que gravan los edificios, se sitúa en 470 millones.

Distribución mundial

Catalonia es una de las principales cadenas hoteleras de Cataluña y, de lejos, la más extensa de Barcelona. Cuenta con una cartera de 64 establecimientos, 25 de ellos en la capital catalana, 6 en Madrid, 5 en la Riviera Maya (México), 3 en Punta Cana (República Dominicana) y el resto en varias capitales españolas, más Bruselas y Berlín.

Este año se han incorporado un hotel urbano en Santo Domingo, en régimen de gestión, con 21 plantas y 228 habitaciones, y otro más cerca de la catedral de Barcelona, de 61 habitaciones. Asimismo, la compañía suscribió un contrato de alquiler para abrir sendos hoteles en Praga y Bruselas.

De la promoción a los hoteles

El grupo fue fundado y sigue controlado por los hermanos Manuel, Guillermo, Jorge y Alfonso Vallet Gómez, pertenecientes a una dinastía de constructores catalanes entre cuyas características destaca su extremada discreción y su aversión a las alharacas publicitarias.

Emprendieron sus actividades a comienzos de los años 80 del siglo pasado, dedicados a la promoción inmobiliaria. Al sobrevenir la crisis del ladrillo que se produjo en aquella época, decidieron transformar varios edificios en hoteles y así nació la cadena.