El ADN de la izquierda catalana

4 min
Lunes, 8.08.2016 00:00

Según el Diccionario de la Ciencia del profesor José Manuel Sánchez Ron, el ADN (ácido desoxirribonucleico) es una macromolécula que contiene en forma químicamente codificada toda la información necesaria para construir, controlar y mantener un organismo vivo. Aparece en los cromosomas, que son las unidades que se encuentran en los núcleos de todas las células de un individuo y cuyas características biológicas se transmiten de padres a hijos

Cataluña is different. Es el único territorio del planeta donde la izquierda tiene el ADN equivocado. El ADN de la izquierda es la convicción de que nuestra patria es la Humanidad, características biológicas que no siempre se transmiten de padres a hijos. En Cataluña se ha producido una profunda alteración de estos cromosomas universales que han sido sustituidos por otros relacionados con unidades menores como son el país, casa nostra, la patria, el territorio y la aldea.

Nos consta que en la actualidad se está investigando cuáles son las causas que han provocado la alteración del genoma catalán de izquierda, que como sabemos es la cantidad de información genética que posee un organismo vivo. Sin duda, sería un trabajo de investigación interesante que se debería proponer a científicos cualificados de algún centro de prestigio mundial. Podrían analizar las posibles causas de los efectos de los rayos gamma, las subvenciones de fuerte carga radiactiva, los radioisótopos emitidos por fuentes contaminantes e intoxicadoras de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals  (CCMA) y su fiel infantería, TV3 y Catalunya Ràdio.

Ningún comentario sobre ERC y los ruidosos chicos/as cupaires. Sus ADN carlistones poco tienen en común con los de la izquierda around the world.

¿Será capaz la izquierda catalana de volver a conectar con el resto de España, Europa y el mundo?

Sin embargo, las radiaciones de referencia, sí han generado verdaderas joyas de la ingeniería genética como es la coalición CSQP o sin duda el ejemplo más paradigmático, el fenómeno llamado “comunes”. La izquierda ambigua de la maravillosa pócima mágica del dret a decidir se articula alrededor del hiperliderazgo de la hada Colau.

En los "comunes" navegan distintas sensibilidades, los que apuestan por seguir juntos y unidos de forma solidaria al resto de los trabajadores españoles y los que preparan las maletas para iniciar la excursión hacia la nada. Estrategia pendular, el 9N se vota independentista, a continuación se anuncia que no se es independentista, se apuesta por Pérez Andújar, pero para compensar el atrevimiento, se prestará todo el apoyo necesario a la "exiliada" etíope. Se trata de manejar la ambigüedad con maestría.  

Junto con ellos y navegando a la deriva, el PSC. Ayer acomplejado por los ilustres apellidos catalanes de algunos de sus fundadores, actualmente embarcados algunos de ellos en el bajel con combustible subvencionado, el navío llamado Procès . Hoy, la ola podemita les lleva a la conjugación del verbo "referendunear”, a veces en los highlands escoceses otras quebequeando en tierras de ultramar

Una vez descubiertas las causas de fenómenos tan antinaturales como la manipulación genética del ADN, la pregunta del millón: ¿será capaz la izquierda catalana de volver a conectar con el resto de España, Europa y el mundo?

Gestos como el del nuevo líder de Podemos en Cataluña, Albano Dante, denunciando la miserable campaña de la ANC sobre la sanidad pública catalana, la acertada intervención del diputado Joan Coscubiela en el Parlament (espero que se repita) el último día de la kermesse heroica y la cultura política y el seny de Miquel Iceta (los días que controla su organización), hacen que no perdamos la esperanza.

Todo no está definitivamente perdido, donde hay vida hay esperanza.

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Gómez Acosta?
Manuel Gómez Acosta

Ingeniero industrial. Ha sido director de Relaciones Institucionales del Grupo Alstom en Cataluña (2004-2015) y vicepresidente del clúster ferroviario Railgrup (hasta octubre 2015). Anteriormente fue concejal en el Ayuntamiento de Barcelona por el PSUC (1982-1983), ingeniero industrial de la MTM (1974-1986), director de Cooperación Tecnológica Internacional de TMB (1986-1990), director general de TUBSA (1990-2001) e investigador y jefe de proyectos de estudios de infraestructura del IERMB (2001-2004).

Comentar