BBVA, el banco español que hace más negocio con la producción de armas

La entidad que preside Francisco González ha destinado casi 2.750 millones desde 2011 a empresas centradas en la fabricación de material bélico

3 min
Francisco González, presidente del BBVA en una imagen de archivo, con dos imágenes representativas de la industria bélica.
Redacción
Lunes, 8.08.2016 22:59

BBVA es la entidad bancaria que sale peor parada del ranking publicado por el Centro Delàs de Estudios por la Paz sobre el presupuesto que destina el sector financiero a dar su apoyo a empresas bélicas de todo el mundo. El banco que preside Francisco González movilizó 2.746,12 millones de euros para este fin entre 2011 y 2016.

La entidad que trabajaba para erradicar el comercio de este sector en todo el planeta denuncia que la cifra está a la altura de los “mayores inversores en la industria armamentística”. Consigue este capital con aportaciones de varios tipos: mediante fondos de inversión, acciones y empresas de estas sociedades, por los que otorgó 5,9 millones; con emisiones de 303,9 millones en bonos y pagarés de estas empresas; o por la vía tradicional del negocio financiero, la facilitación de créditos (2.436,3 millones).

Santander, el segundo

Banco Santander, con 1.518,3 millones, es el segundo de la lista y también uno de los pocos que ha intermediado la emisión de bonos y pagarés de empresas de armas. Concretamente, 213,8 millones según el estudio de la entidad.

El resto se alcanza mediante la adquisición de activos fuera de balance de estas compañías y concentra la mayor parte de la aportación en, de nuevo, operaciones financieras al uso (1.287,1 millones).

Acciona y SEPI

Lo más curioso de la lista es que entre el resto de entidades que aparecen, a mucha distancia de estas cifras milmillonarias, se encuentra una empresa centrada en la construcción de infraestructuras y en el negocio energético: Acciona. El grupo de la familia Entrecanales ha destinado 371,95 millones desde 2011 al sector armamentístico, una cantidad en línea con la de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que alcanza los 368,19 millones.

“Tiene el 100% de la propiedad de la principal empresa de barcos de guerra española: Navantia”, destacan los autores. Por ello, los bonos y fondos de inversión en empresas bélicas alcanzan los 368,19 millones, la cifra más alta de toda la serie analizada por la organización sin ánimo de lucro.

Fondo de Garantía de Depósitos

El Centro Delàs advierte de que los 5.871,61 millones que el sector bancario español ha inyectado en cinco años a empresas armamentísticas se trata de un cálculo que se queda corto. El principal motivo del desajuste es que no ha podido aclarar las inversiones de algunos actores destacados en el sector, como la aportación del Fondo de Garantía de Depósitos a Entidades de Crédito (FGD).

Incluso señala prácticas que chocan de frente con los informes de buena gestión y buen gobierno corporativo que la inmensa mayoría de bancos en España tiene aprobados. Hablan del caso de Maxam, una empresa con una trayectoria comprometida porque se dedicaba a producir “bombas y municiones que después fueron prohibidas por su gran impacto humanitario, o por suministrar material explosivo en lugares de conflicto armado”, que ha recibido “el favor de numerosos bancos españoles”. Entre otros, los mencionados anteriormente.

Los participantes de la lista

En la lista aparecen 19 bancos y cajas de banca comercial, tres empresas de seguros con inversiones en el sector (Mutua Madrileña, Mapfre e Inverseguros) y tres empresas públicas. Además de SEPI y el FGD también facilitó el negocio bélico desde España el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Aportó 48,27 millones al sector en cinco años.

Comentar