Rivera demuestra que el tamaño no importa

7 min

El líder del cuarto grupo de la cámara recibe el aplauso generalizado de los medios por su plan desbloqueador. Dopaje, hipocresía y el caso Efimova

Pablo Planas
Miércoles, 10.08.2016 09:03
ABC: Rivera inicia el giro hacia el "sí" a Rajoy

El Mundo: Rivera abre la puerta a la investidura de Rajoy

El País: Rivera impone seis condiciones para negociar su "sí" a Rajoy

La Razón: Rivera pone seis condiciones a Rajoy par negociar el "sí" a la investidura

Ara: Rivera, més a prop del sí a Rajoy

El Periódico: Rivera allana el "sí" a Rajoy

El Punt Avui: La desconnexió pren forma

La Vanguardia: Rivera señala el camino para dar el sí a Rajoy



"El primer acto de responsabilidad política desde las elecciones". El oráculo ha hablado. Felipe González, verdadero agitador y animador de la investidura, bendice a Albert Rivera. En todas las encuestas, los votantes del PSOE y los del PP se decantan por el líder de Ciudadanos como socio ideal. Tal vez no sea el primero de la clase, pero inspira seriedad, rigor y un punto de envaramiento que sugiere que se toma a sí mismo en serio, primer paso para no tomarse a cachondeo la política y sus aspectos prácticos.

El protagonismo de Rivera con sus 32 diputados demuestra que el tamaño no importa o, como mínimo, se puede suplir la carencia con habilidad. El PSOE, diga lo que diga el jarrón chino, se mantiene en el no. Sánchez está de vacaciones y el CIS ha ratificado que unas terceras elecciones no le vendrían nada mal al candidato de "La Demencia", que así se llama la peña de su equipo, el Estudiantes de baloncesto.

Antes de los tocamientos, ayer tarde, Rivera se plantó en el ruedo ibérico para cerrar la agenda de la reunión de esta mañana. Quiere una fecha de investidura y seis puntos innegociables alusivos a la regeneración democrática y la corrupción política.

En palabras de Juan José Mateo, que firma la crónica en El País, "Albert Rivera ha anunciado este martes que negociará el apoyo de sus 32 diputados a la investidura de Mariano Rajoy si antes el PP acepta seis medidas y una condición “irrenunciables”. Los dos líderes se reúnen este miércoles a las diez de la mañana con esas exigencias como telón de fondo: anunciar ya la fecha de investidura, expulsar a todo cargo público imputado por corrupción, eliminar los aforamientos, cambiar la ley electoral, acabar con los indultos por corrupción, limitar el mandato presidencial y crear una comisión parlamentaria del caso Bárcenas. Incluso si pactan, Rajoy necesitará la complicidad del PSOE o los nacionalistas para ser presidente".

Optimismo popular. En La Vanguardia está la respuesta de los demiurgos monclovitas. El texto lleva la firma de Carmen del Riego: "Apagón informativo en el PP en espera de que Mariano Rajoy se reúna hoy con Rivera y tengan encima de la mesa el documento que ayer aprobó la ejecutiva de Ciudadanos y que de forma inmediata el líder del partido naranja envió al presidente del Gobierno en funciones. Pero en espera de la reacción oficial, las fuentes populares consultadas consideran que el mero anuncio de que C’s está dispuesto a negociar ya es un adelanto, aunque sea con esas condiciones previas".

Sigue: "Sostienen en el PP que uno de los problemas que se había encontrado Mariano Rajoy hasta ahora era la negativa de Ciudadanos a entrar en materia. De hecho, aseguran que el líder del PP llegó a plantearle a Rivera que le dijera qué quería para sentarse a hablar. Ahora ya lo saben. Será Rajoy quien diga hoy si las condiciones son aceptables o no para negociar, pero en un primer análisis, las fuentes consultadas subrayan que tres de esas condiciones están, no sólo en el programa electoral del PP –una de ellas con matices–, sino que Rajoy las incluyó en el documento que entregó a Albert Rivera y a Pedro Sánchez en sus reuniones de la semana pasada".

La limitación de mandatos es una ley no escrita por Aznar, igual que la ley electoral es una de las grandes asignaturas pendientes.

Los medios saludan con elogios la finta de Rivera, el gesto técnico para superar el bloqueo. Así analiza los efectos de la jugada Joaquim Coll en El Periódico: "Las llamadas a la rebelión interna chocaban con un PSOE donde en este punto no existe ninguna fisura orgánica relevante. Si Rajoy no conseguía el apoyo explícito de Rivera, los socialistas no podían pensar en abstenerse para evitar el bloqueo en la formación de un nuevo gobierno del que poder ser la oposición. Además, el tiempo está empezando a correr a favor de los socialistas. Unas tercera elecciones no serían su tumba definitiva, como muchos afirmaban hasta ayer, sino probablemente su resurrección frente a un Podemos en clara caída una vez fracasada su estrategia de 'sorpasso' el 26-J".

En el caso del PP: "Tampoco Rajoy estaba dispuesto a considerar la posibilidad de tirar la toalla sin antes intentar que reventasen otros. Por si fuera poco, con Ana Pastor como presidenta del Congreso, el PP controla los tiempos de la investidura. Y las elecciones vascas y gallegas de finales de septiembre, amenazaban ahora con llevarnos a un escenario insufrible, absurdo y cansino. Finalmente, los populares en una tercera convocatoria podrían repetir o mejorar resultados a costa de C’s".

Y concluye: "Todo esto explica el cambio anunciado este martes por Rivera. En realidad, no es nada diferente de lo que ya hizo su partido en Andalucía, Madrid o Murcia. Exigir un compromiso firme y resolutivo contra la corrupción, entre otras cosas. El problema aquí es que Rajoy preside un partido que irá a juicio por corrupción y que tenía a Bárcenas de tesorero. Aunque en su fuero interno Rivera no quería negociar con Rajoy, no ha tenido más remedio que dar este paso para evitar caer en la irrelevancia y el riesgo de unas terceras elecciones".

Juegos Olímpicos. Occidente está jugando con fuego. El dopaje no es ningún invento ruso, sino una práctica extendida en el deporte profesional. Mucha hipocresía es lo que hay. Sin salir de El Periódico, Luis Mendiola firma el escrache sobre una nadadora rusa: "Efimova se enteró poco antes de la ceremonia de la inauguración de los Juegos de que podía competir. Pero el público no se lo perdonó, sobre todo la gradería ocupada por aficionados estadounidenses, que la abuchearon sonoramente en la final de 100 braza, en la que se impuso la estadounidense Lilly, dejando un nuevo récord olímpico, Efimova fue segunda y tercera la también estadounidense Katie Meili. Si el ambiente en las gradas ya era caliente y la carrera fue una lucha a muerte, lo que sucedió después añadió tensión. Después de las medallas, las dos norteamericanas se abrazaron y Efimova, que rompió a llorar al salir del agua, se quedó a un lado observándolas. Después tuvieron que compartir la conferencia de prensa, en la que el tema principal fue el dopaje".

Y: "La ganadora criticó a la rusa por alzar el dedo en señal de victoria después de ganar en la semifinal. “Estás moviendo tu dedo diciendo número uno, pero te han pillado un par de veces con positivos. No soy muy fan”, recordó la nueva campeona olímpica. “Si es lo que piensa que necesita para poder competir, es decisión suya. Yo estoy aquí para competir limpia por EEUU”".

Guerra fría en la piscina. Dos contra una. En este caso, no queda más remedio que hacerse filoputin.

Cancelada por motivos meteorológicos la lluvia de San Lorenzo.

10 de agosto, santoral: Lorenzo, Asteria y Blano