Sánchez, abanderado del no, y la Cataluña insurrecta

7 min

Los medios destacan la unanimidad del TC y la mesura de su resolución mientras Puigdemont proclama que sólo obedecerá al Parlament

Pablo Planas
Martes, 2.08.2016 09:26
ABC: El TC se plantea por primera vez la vía penal contra Forcadell

El Mundo: La UE sancionará a España con 6.100 millones si no hay pactos

El País: El Constitucional suspende la vía independentista del Parlament

La Razón: Desacato soberanista al TC

Ara: Suspensió i amenaça

El Periódico: El TC vuelve a suspender la hoja de ruta catalana

El Punt Avui: TC: suspensió i advertiment

La Vanguardia: El TC suspende la ruptura pero enfría la vía penal


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, es tan valentón y campanudo que Mas o más incluso. La tibia resolución del Tribunal Constitucional (TC) sobre el desacato parlamentario le ha servido para montar una hoguera con el folio y medio mientras los cuperos se entregan a sus danzas rituales, desentierran el hacha y amenazan con ir a las barricadas si le tocan un pelo a Carme Forcadell.

La llamada a la tranquilidad del Constitucional ha topado con un fiestorro separata de agua de fuego y peyote. En ERC, en el PDC y en la CUP se consideran unos resistentes, insurrectos, rebeldes y dispuestos al martirio si hace falta. Pero no es necesario. Calma y un barreño con agua para meter los pies, que hace calor. Y usen protector solar.

El País publica un editorial en el que pone de vuelta y media a Carme Forcadell y alaba el contenido de la resolución constitucional. Dice así: "Sucede que Forcadell es la peor de cuantos presidentes haya tenido un Parlamento desde la restauración de la democracia, incluyendo en la lista al xenófobo y racista Heribert Barrera, muleta parlamentaria republicana del primer pujolismo. Pero lo más grave no es su exigua calificación, sino la carencia de dignidad en su conducta, que la lleva a regir la Cámara con sectarismo extremo. Confunde su cargo institucional con su origen de activista atropellada al frente de la Asamblea Nacional Catalana, esa entidad tan limpia y democrática que practica el fraude fiscal, predica hacer trizas la legalidad democrática y elige como su presidente a uno de los candidatos menos votados por las bases. (...) Pero huelga la propuesta de iniciar un proceso penal a la presidenta. Porque si es políticamente incontestable que incumplió su deber, no es obvio que esa irregularidad encaje jurídicamente en el tipo penal de desobediencia. Además, crear mártires es inútil cuando el problema desborda lo legal para erigirse en político, y merece ese trato. La señora Forcadell ni es ni debe ser Juana de Arco".

En El Mundo, Arcadi Espada no lo tiene tan claro. De hecho, advierte de los riesgos de la contemporización constitucional y escribe: "La estrategia de lentitud y apaciguamiento del TC, que de momento comparte todo el establishment institucional, puede defenderse por las tortuosas necesidades del Estado de derecho e incluso como pedagógico contraste de las gritonas vejaciones que los nacionalistas catalanes infligen al sistema. Pero tiene sus contrapartidas. Da inesperadas y desmoralizantes razones para insistir en el descrédito de la política y de su escenario principal: un parlamento local puede ilegalizarse y si, en realidad, no ocurre nada, quizá sea porque la política ya es nada. Otra contrapartida es más clásica y alude al curso que sigue una infección no tratada. La última, y la más inquietante, es admitir que la Cataluña sediciosa es un poder fáctico: es decir, una reserva que se extiende sobre la democracia".

Del otro lado y en El Punt Avui, Vicent Sanchis reprocha a los independentistas no haber entendido del todo el momento procesal: "Convergència i Esquerra volien desobeir amb l'aprovació de les conclusions de la comissió del procés constituent. Però, alhora, calculaven cada gest i cada esternut no fos que anessin massa lluny. Mai ningú ha patit tant a l'hora d'aprovar una resolució. Que no sigui la comissió que la presenti, mirem de salvar la mesa del Parlament, mirem que no prengui mal la presidenta, mirem de salvar de pas el soldat Ryan, també. No calia tanta precaució i tantes estovalles. Perquè ací tot són recels i neguits... però allà també. No ho hem entès encara. Espanya no és Turquia. O no vol ser Turquia. Ensenyen més els ullals que mosseguen. Per això, ahir el Tribunal Constitucional va suspendre l'aprovació de les conclusions de la comissió del procés constituent (a qui importa?), però no va anar més enllà. No va impulsar la presó contra Carme Forcadell. A veure si n'aprenem. Foc a la barraca, home, que negociaran!"

En Madrid tampoco están precisamente de vacaciones. Extraño agosto sin bajar la persiana de la política. Rajoy y Sánchez se verán las caras esta mañana en el Congreso. El líder del PSOE está encaparrado en el no, una actitud incomprensible para Felipe González, pero que cuenta con el apoyo, al menos de cara a la galería, del grupo parlamentario socialista.

De vuelta a El País, Anabel Díez y Cristina Huete escriben que "ningún argumento va a mover al PSOE a salir de su no absoluto a una eventual investidura de Mariano Rajoy. Esta es la posición con la que el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, acude hoy a la reunión con el presidente. El secretario general socialista no tomará en cuenta los 125 puntos que le mostrará Rajoy que son coincidentes con otros tantos acordados por el PSOE y Ciudadanos. Solo espera que el mandatario popular le confirme que se presentará a la investidura. Los requerimientos de personas relevantes del PSOE para que los diputados socialistas se abstengan ante la investidura de Rajoy, “aunque no se lo merece”, como ha apostillado el expresidente Felipe González, no van a ser tomados en cuenta por el partido. El exmandatario considera que como “no hay alternativa de Gobierno”, el PSOE debería abstenerse. No va a ser así, al menos si se mantiene la firmeza y la contumacia con la que los dirigentes de la formación niegan que puedan cambiar su voto no por una abstención".

Lo de Sánchez el contumaz le puede costar una pasta a las arcas del Estado, destaca Carlos Segovia en la noticia que abre la portada de El Mundo: "El precio de que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera no alcancen pactos a partir de hoy tiene, entre otras consecuencias, un alto coste económico y de reputación internacional para España. El Gobierno en funciones considera inevitable una sanción europea a España de 6.100 millones si no hay pactos entre los líderes políticos que permitan presentar un Presupuesto a Bruselas el 15 de octubre. "Esta vez se ha podido parar la multa, pero la próxima en octubre sería ya imparable", aseguran a El Mundo fuentes gubernamentales".

Sigue Segovia: "En esa fecha, el Gobierno de ese momento debe presentar un Plan Presupuestario de Ingresos y Gastos a Bruselas que pruebe que se van a adoptar las medidas con las que España logró frenar la multa el pasado 27 de julio. Ese plan sólo puede basarse, para tener credibilidad, en el proyecto de Ley de Presupuestos de 2017 que, a su vez, es sólo posible si hay un Gobierno operativo en septiembre".

Se cruzan apuestas sobre unas nuevas elecciones mientras vascos y gallegos se citan para las urnas el mismo día, el 25 de septiembre, en lo que pueden ser unas primarias de las terceras generales.

2 de agosto, santoral: Nuestra Señora de los Ángeles, Centolla, Esteban, Eusebio, Máximo, Pedro de Osma, Rutilio y Sereno.